Buscar:

Por Presbitero José Guillermo Mariani

Perdimos...y ganamos

Así se marcha, objetivamente, en la vida. Perdiendo y ganando. Y muchas veces, si se miran las cosas con algo de optimismo, ya la misma derrota es victoria en algún aspecto.

Así se marcha, objetivamente, en la vida. Perdiendo y ganando. Y muchas veces, si se miran las cosas con algo de optimismo, ya la misma derrota es victoria en algún aspecto.
Perdimos, porque las Elecciones fueron un placebo que muchos consumieron sin resistencia, y que tenía el claro objetivo de quitar la vista de los problemas reales, para ocupar  a los medios y a los partidos políticos en el juego divertido y trágico de las rivalidades infantiles entre ellos, para arrebatar el poder.
Esto sacó del campo de las noticias, las luchas obreras por mantenerse en las Empresas tomadas y redimidas en Neuquen y Buenos Aires, (Zanon y Brukman) desalojadas con métodos absolutamente represivos. Borró también los esfuerzos que se están haciendo, por parte de los que tomando el toro por las astas, se propusieron demostrar que, administradas por los operarios, las Empresas quebradas rinden ganancias para todos, y que el verdadero nombre de las maniobras de cierre  y quiebre fue  vaciamiento. Desaparecieron igualmente de la publicidad, los reclamos de los que, sin dejarse engañar por los planes de Jefes y Jefas siguieron luchando por la creación de puestos de trabajo, al margen de las promesas en este sentido de todos los candidatos. Esos señores que muestran conocer el problema y se lamentan, pero sólo saben usarlo para marketing del cuarto oscuro, y para señalar a otros como culpables.
Hasta aquí, con las elecciones, perdimos.

Pero también Ganamos.
Ellas significaron, al margen de las ganancias de todos los Encuestadores previos, una Gran Encuesta gratuita y posterior. Los resultados:
La UCR, dos por ciento, castigo y vergüenza. El Peronismo, con una novedad en los últimos 50 años, sin un candidato único. -Después de la internas, todos enfilamos detrás del único candidato- era la consigna observada. La obsesión de poder del Dr.Menem pudo más. Y ningún candidato llegó al 25%.

Se acabó entonces el bipartidismo atenazante. Al menos ha comenzado el proceso de extinción.
El fenómeno de las cacerolas no se perdió en el espacio. Su sentido de reclamo de cambio profundo más allá del desalojo de De la Rúa, persistió hasta alentar movimientos de cambio. No tan radicalizados como los desearía la Izquierda que siempre pareciera conservar una especie de insensibilidad para admitir un proceso de cambio, optando permanente por el cambio completo e imposible.
Pero ideológicamente Carrió, prescindiendo de su característica de iluminada que le jugó varias malas pasadas, con su lucha anticorrupción y su proyecto de justa distribución de los bienes, concentró las esperanzas de clases bajas y clase media empobrecida. Con López Murphi, ex funcionario la Dictadura, la clase  media y alta pudo sacarse la careta y embanderarse coquetamente en sus filas.
En el afán de conquistar mayor número de votos, Menem renunció por sí o por sus representantes , a insistir en los proyectos entreguistas, que seguramente llevaría a cabo si hubiera conseguido la reelección. La adhesión al ALCA, la aprobación de la política exterior belicista de los Estados Unidos, la utilización de las Fuerzas Armadas para remediar la inseguridad, el mantenimiento y ampliación de las privatizaciones. Esto es también una victoria, obtenida por el pueblo.
Y no es menos valorable la constatación de que, si bien sigue siendo eficaz la vieja táctica de los bolsones , ómnibus pagos, pequeños premios y promesas para lograr concentraciones masivas, compra de punteros estables y ocasionales, sin embargo, esto junto a la disponibilidad de gran parte de los medios de comunicación, no logró inclinar la balanza del lado de ninguno de los candidatos.
Lo perdido se puede recuperar. Lo ganado debe ser afirmado y aumentado.
Esta es nuestra esperanza. 

P. José Guillermo Mariani


(Se ha leido 161 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Las cartas al director deben ser enviadas a Rojas 237, firmadas por el autor y acompañadas de fotocopia de DNI.
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017