Buscar:

Nota al Lic. Armando Raúl Bazán

¿Tiene Catamarca un destino promisorio?

Esta es la visión del historiador más reconocido que tiene la provincia. Siempre se asegura que es necesario mirar el pasado, para no cometer los mismos errores en el futuro. Si hay algo que nos ha caracterizado a los argentinos es el olvido, a continuación brindamos la opinión del Lic. Armando Raúl Bazán quién es Miembro de la Academia Nacional de la Historia, Presidente de la Junta de Estudios Históricos de Catamarca y ex miembro del Directorio del CONICET.

Esta es la visión del historiador más reconocido que tiene la provincia. Siempre se asegura que es necesario mirar el pasado, para no cometer los mismos errores en el futuro. Si hay algo que nos ha caracterizado a los argentinos es el olvido, a continuación brindamos la opinión del Lic. Armando Raúl Bazán quién es Miembro de la Academia Nacional de la Historia, Presidente de la Junta de Estudios Históricos de Catamarca y ex miembro del Directorio del CONICET.

Condiciones para un efectivo desarrollo social y económico.
La historia contemporánea de Catamarca es un proceso circular y no progresivo. Los problemas que afectan su desarrollo social y económico son recurrentes. Transitoriamente parecen encaminarse a soluciones apropiadas pero con el tiempo vuelven a surgir, reagravados en ciertos casos. Algunas iniciativas inteligentes de sus gobernantes, en forma de políticas y de proyectos, apuntaron a producir cambios de fondo pero la falta de continuidad de gestión, las preocupaciones electoralistas para conquistar o conservar el poder cuando la falta de transparencia en la administración de la cosa pública, operando en forma conjunta o separada, malograron esos empeños y perjudican los intereses del bien común. Vienen al caso algunos ejemplos. El fracaso de los programas de colonización en el Valle Central y en el Este, promovidos vigorosamente en la década del 60, el malogrado proyecto minero-industrial en el distrito de Agua de Dionisio, donde el importante emprendimiento de Bajo de la Alumbrera beneficia a una empresa extranjera y relega las expectativas de desarrollo que generó la puesta en marcha de la gran minería; el casi nulo aprovechamiento de la infraestructura hotelera construida por el Estado con el objetivo de promover el turismo.

Esto demuestra que Catamarca ha perdido excelentes oportunidades para crear fuentes estables de trabajo, incrementar la producción para lograr su reactivación económica. En algunos casos obtuvo importante ayuda financiera del gobierno nacional, como ocurrió con el programa de colonización del Valle de Catamarca, 120 millones de dólares a fondo perdido. Hoy las colonias de Nueva Coneta y del Valle, con red de riego, viviendas y chacras sistematizadas, están desperdiciadas.

Esto determina que la población de la ciudad Capital y del Gran Catamarca tenga que ser abastecida de verduras, hortalizas y frutas introducidas desde Tucumán y Mendoza, principalmente. En lo relativo a la minería, Catamarca es la principal exportadora de oro, plata y cobre, lo cual beneficia la balanza comercial de la nación. Pero el presidente de la Rúa vetó la ley que le hubiera permitido obtener compensaciones financieras por la explotación de ese recurso no renovable que tiene en su territorio. Y la inversión que el Estado provincial realizó para construir el camino al Paso de San Francisco, 40 millones de dólares con vista a la integración económica con la región de Atacama (Chile), no es redituable en la ecuación costo-beneficio. El presidente de la Rúa, que asistió a la habilitación de ese camino, privilegió el Paso de Jama (Juyuy) para el intercambio comercial con el País transandino. Nunca se dio una explicación satisfactoria sobre esta decisión política.

En la política como en la guerra, el tiempo perdido no se recupera más. Catamarca a perdido durante 30 años magníficas oportunidades para lograr su desarrollo económico y social. Faltó visión de futuro y voluntad política para conquistarlo. En esto tuvo mucho que ver el régimen de la "partidocracia", forma degradada de la democracia que es el gobierno del pueblo y para el pueblo. Los problemas de fondo se subordinan a los juegos electorales de los partidos políticos y a las apetencias personales de sus grupos dirigentes. Por virtud de este mecanismo de corto plazo, los grupos gobernantes privilegian una política clientelística para asegurar votos cautivos mediante un desmesurado crecimiento de la planta de agentes de la administración pública provincial y municipal. En 1967, Catamarca tenía 5 mil empleados en la órbita provincial, hoy sustenta a 30 mil. En ese lapso, la población de la provincia se ha duplicado pero los empleados públicos se han sextuplicado. Los recursos presupuestarios se destinan, principalmente, a sostener este enorme aparato burocrático descuidando las inversiones para el crecimiento productivo. Pero es eficaz para ganar elecciones. Este proceso distorsivo del auténtico desarrollo se ha acentuado desde el inicio de la llamada "restauración democrática" de 1983.


(Se ha leido 2127 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Las cartas al director deben ser enviadas a Rojas 237, firmadas por el autor y acompañadas de fotocopia de DNI.
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017