Buscar:

Gran Hermano 2007

Uno a uno, no va a quedar ninguno

Se fue Jessica y ahora Sebastián quedó como el único Pollito con vida dentro de la casa. Los tiempos cambian rápidamente, y el bando que fuera más fuerte en el juego se vuelve a juntar, pero esta vez puertas afuera... Radiografía de un final esperado.
Qué cerca está en la mente la imagen de los poderosos Pollitos y paradójicamente cuan lejos quedaron de la casa. Con la despedida de anoche de Jessica, sólo queda uno sólo de sus exponentes, Sebastián, quizá el más astuto a la hora de jugar.

Quien fuera de los más populares entre los favoritos del público, se fue sin atenuantes, y con un masivo voto en su contra. Hasta tuvo su propia canción con coreografía y todo, además de generar sentimientos de adhesión por sus caracter aniñado y querible.

Su inseparable amigo, el oso Nando, le dio su apodo -Osito-, y fue uno de los temas habituales de conversación y de gracias dentro de la casa.

¿Pero cómo fue que una de las candidatas más firmes a la final se mancara en tan pocas semanas?

Jessica, seguramente, pagó alto precio a su alianza con Nadia, con la que compartió "fechorías" en contra de Marianela, la que pasó de víctima a patrona del hogar más famoso del país.

Cuando la tucumana quedó y casi indefensa ante la distancia y la indeferencia de sus otrora compañeros, el público se puso de su lado y volcó la balanza de poderes de modo radical.

Tampoco sumó su historia con Jonathan. Es que la chica había entrado a la casa dejando pendiente un amor, un hombre maduro y que aparentemente fuera eventualmente jefe de Jessica, en su trabajo.

Pero los sentimientos por ese cariño externo a la casa se fueron olvidando de a poco, y a fuerza de continuidad y perseverancia -aunque también le ayudó su popularidad en ciernes- logró el corazón de Jonathan, al menos hasta el final de la participación del pelilargo en el juego.

Ahora nada se sabe del futuro de ese romance, y todo quedará a merced de esa famosa charla que pedía el chico de Bernal a viva voz.

Ahora Sebastián se quedó sólo y herido por la partida de su entrañable Osito. Pero el chico es un gran jugador y hace rato que hacía la suya buscando renovar sus relaciones sobre todo con Marianela y con Diego.

Pero de pollos ya nadie podrá hablar más hasta el final del juego.

(Se ha leido 261 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017