Buscar:

Las empresas internacionales adaptan sus productos a los hábitos de cada país

Un caldo, un saborizador, o cualquier otro producto es elaborado por una misma empresa y bajo una misma marca, según el gusto de un consumidor argentino, chino, indio o malayo.
Las empresas alimenticias estudian los hábitos y preferencias de los consumidores de los distintos países y adaptan sus productos a esos gustos, indica un estudio de una consultora especializada.

En el caso de la mujer argentina, se hizo un estudio de sus hábitos y preferencias y su comportamiento en la elaboración de los alimentos. Se investigó la cantidad de veces que cocina por semana y el tiempo que le lleva la tarea.

Kantar Worldpanel, consultora internacional, dedicada a estudiar el comportamiento de los consumidores, en su informe "Brand Footprint" analizó las preferencias de los usuarios a la hora de comprar y repetir la elección de un producto.

La empresa evaluó las estrategias de innovación de las compañías alimenticias para adaptarse a las diferentes tradiciones gastronómicas y el sabor preferido por los consumidores.

El estudio fue realizado en 32 países, en los que analizó el comportamiento de los consumidores en relación a 50 marcas globales.

Además del sabor se evaluó la calidad de los productos, el packaging y la variedad.

Al efectuar el estudio del comportamiento de la mujer argentina para entender sus hábitos y cómo éstos repercuten en su vínculo con la cocina y la alimentación se estableció que en los últimos 15 años creció el nivel de independencia de las argentinas.

Se estableció también que en uno de cada tres hogares, la mujer es el pilar económico de la familia y que a pesar que ejerce múltiples roles fuera y dentro del hogar, no delega el hábito de cocinar.

De las 14 ocasiones semanales de comida, que incluyen almuerzo y cena los siete días de la semana, la mujer argentina cocina al menos 11 veces, lo que es un número alto si se lo compara con otros países de la región, razón por la cual necesita productos prácticos y saludables.

De ahí que se crearon bolsas para cocinar pollos y carnes que no manchan el horno. También se innovó en caldos saborizantes que se pueden usar antes, durante o después de la preparación de alimentos fríos o calientes y se redujo el sodio en la elaboración de los alimentos y se desarrolló un caldo de baja graduación en sal.

Estos mismos productos fueron adaptados para diferentes mercados como el de la India, donde se los combinó con especies autóctonas forticadas con hierro, vitamina A y yodo. También se elaboró un producto especial con fideos integrales y vegetales, un típico plato indio.

En Malasia y China también se lanzaron condimentos para comidas adaptados a los gustos orientales.

Fuente: Télam

(Se ha leido 48 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017