Buscar:

Se esperan alrededor de 200.000 visitantes.

44ª. Fiesta Nacional de la flor de Escobar

El Lilium, la flor símbolo de esta fiesta, fue elegido conjuntamente entre la Sociedad Civil Fiesta de la Flor y la Cooperativa Argentina de Floricultores.
Se seleccionó por su particular belleza, por la variedad de especies que la conforman. Es por esta razón que existen un amplio espectro de formas y colores. Como flor de corte se caracteriza por su elegancia y larga duración. También se utiliza para adornar hogares en macetas

Entidades que participan:

Cooperativa Argentina de Floricultores
Mercoflor
Mercado de Corrientes
Asociación Argentina de Floricultores y Viveristas
Y los productores más importantes de la República Argentina

Superficie de la muestra
La Fiesta de la Flor cuenta con un predio de 17 hectáreas de parques y jardines y cuatro pabellones que suman 7000 m2 de superficie cubierta.

MÁS DATOS SOBRE EL LILIUM  

Están trabajadas por osmosis o con anilina, referente al color.  Hay variedades nuevas en cuanto a lo anterior, colores, son primos hermanos de las azucenas.
Hay una muy llamativa de color obispo.

Algunos nombres de ellas:

Lilium Concard
lilium Yellow Queen
lilium Navona
lilium Nero star
lilium Vespucci
lilium Lumbardia
lilium Fango

Se trata de una planta herbácea perenne con bulbos escamosos, llamada comúnmente azucena híbrida.
El género Lilium comprende unas 100 especies distribuidas por las regiones templadas del hemisferio boreal; una docena de ellas son indígenas de Europa y dos en América del Norte, mientras que 50-60 especies se encuentran en Asia.

Familia: Liliaceae.

Género: Lilium.

Subgéneros: Cardiocrinum, Eulirion y Liliocharis.

Especies: Las especies del género Lilium son alrededor de un centenar, y un gran número de ellas se cultivan para flor cortada o para planta en maceta o de jardín. Las más interesantes son L. longiflorum, de flores blancas y los híbridos producidos por cruzamientos entre varias especies, principalmente L. speciosum y L. auratum, con llamativos colores que van del rojo al amarillo.  

Los Lilium son notables por:

Sus bulbos escamosos de renovación plurianual.
Sus flores grandes y muy decorativas de tres tipos: copa (cáliz), trompeta o turbante.
Tallos largos con hojas sésiles.
Las flores más vendidas en el mundo son, en primer lugar, las rosas seguidas por los crisantemos, tercero los tulipanes, cuarto los claveles y en quinto lugar los lilium.

El Lilium es una flor de calidad, muy apreciada por el consumidor, lo que asegura una buena demanda en el mercado, en el que hay competencia entre diferentes países. Son muy utilizadas para ramos, para floreros y también en los jardines.
Las cualidades deseadas de los Lilium, según los gustos y exigencias del mercado en cada momento, son:

Posibilidades de cultivo en invernaderos adecuados para todo el año con luz artificial.
Tallo floral de longitud suficiente y muy fuerte. El capullo floral debe tener un buen color y encontrarse mirando hacia arriba, y lo suficientemente corto para el cultivo en maceta.
Periodo de crecimiento en cultivo bajo invernadero que permita un mayor número de días.
Que sean poco susceptibles a las quemaduras de las hojas, así como a la deshidratación del capullo floral
Temperaturas del invernadero: que sea la más baja posible durante el crecimiento en el interior del invernadero.
Facilidad de corte, clasificado, etc.
Mantenimiento de la calidad: facilidad en el transporte y de larga permanencia como flor cortada.
Seguridad: porcentaje elevado de flores cortadas bajo cualquier circunstancia.
Desarrollo en el campo: cantidad, tamaño y resistente a cualquier posible enfermedad.

Los elementos climáticos más determinantes para este cultivo son la luz, la temperatura y sus efectos combinados.
Para la mayoría de los híbridos se aconsejan temperaturas nocturnas entre los 12-15ºC y las diurnas a 25º C. Las altas temperaturas junto a una baja intensidad luminosa produce efectos negativos sobre las plantas.
El Lilium también es sensible a temperaturas elevadas del suelo, fundamentalmente en las primeras fases de cultivo, ya que el proceso de formación de la flor se inicia desde la plantación y si en ese momento existe una temperatura de suelo elevada (25º C), el número de flores es menor. También dificulta el desarrollo de las raicillas del tallo y las hace más propensas al ataque de enfermedades.
El Lilium es sensible a la salinidad y el suelo debe facilitar la formación de un abundante sistema radicular de tallo. Por ello los suelos más idóneos para el cultivo del Lilium son suelos sueltos, con buen drenaje, ricos en materia orgánica y con suficiente profundidad (40 cm) donde el lavado de sales se realice con facilidad.
La mayor parte de los Lilium prefieren suelos con pH próximo a la neutralidad o ligeramente ácido. Los híbridos orientales prefieren un pH entre 6 y 7 y los L. speciosum y L. auratum son más calcífugos inclinándose por valores de 5,5 a 6,5.  
La plantación debe programarse con antelación para que a la llegada de los bulbos se colocará una sola malla y se irá elevando a medida que crezca el cultivo.

(Se ha leido 6542 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017