Buscar:

Aseguran que el presupuesto del año 2003 será uno de los más austeros

El presidente de la comisión de Hacienda y Finanzas de la Cámara de Diputados, Oscar del Valle Carrizo(FCyS), al explicar el contenido y alcance de la ley de presupuesto general de gastos y cálculos de recursos para el ejercicio 2003, de reciente sanción en la legislatura provincial, dijo que para el ejercicio 2003 el presupuesto estimado de gastos superaría solamente en un 7% lo proyectado para el ejercicio 2002. "En particular, resulta importante destacar que los presupuestos de gastos estimados para el ejercicio que se presupuesta con relación a las áreas de producción, salud y acción social y educación superan en un 29%, 10% y 8%, respectivamente, en comparación a la proyección de la ejecución del 2002", sostuvo.

Tras remarcar que los gastos de financiamiento de la administración se verán  incrementados en solamente un 7%, dijo que "cabe en esta instancia recordar que el esfuerzo del gobierno de la provincia por mantener la paz social es y seguirá siendo uno de los principales pilares de su política gubernamental y el presupuesto como instrumento de previsión de las políticas públicas ha sido concebido en este marco".

Subrayó que este presupuesto "es posiblemente uno de los más austeros que hemos tenido en los últimos años y que, como siempre se dice, es simplemente la cuantificación de un programa de gobierno, programa que seguramente estará fuertemente incidido por los resultados reales que se logre en la economía en cuanto a la contención de la espiral inflacionaria que se ha desatado en últimos meses como consecuencia de la inestabilidad monetaria y los logros que se puedan arribar en cuanto a la reactivación económica, porque el mayor de los males que afronta el país es  este achicamiento constante de la economía como consecuencia de la falta de actividad y del cierre de las fuentes de trabajo".                    
Carrizo, consignó que "formulamos nuestro presupuesto de ingresos bajo proyecciones que calificamos más realistas y sensatas, ubicadas por debajo de los cálculos nacionales" y destacó que "la supervivencia de la administración financiera ha sido viable en este contexto, tanto por efecto del ejercicio de una política de austeridad y prudencia en la administración de los fondos públicos, cuanto de la traslación de los efectos del default nacional respecto de reducción prácticamente total del pago de intereses y amortizaciones de la deuda pública provincial".
Explicó que para la elaboración del presupuesto para el año 2003 se hizo hincapié en "tres hechos fundamentales que el actual sistema económico impide corregir y que son determinantes a la hora de tratar de mejorar las políticas presupuestarias con el objetivo de superar los problemas financieros que afrontó la provincia en el último año".
En ese sentido mencionó la tasa de crecimiento de los precios minoristas y mayoristas que "incide negativamente sobre los costos de los bienes y servicios que consume y produce el Estado provincial, afectando todas las partidas presupuestarias del año 2003 destinadas a tal fin".
Citó además que el crecimiento en el nivel de ingresos presupuestados para el próximo año, el cual incluye la recaudación propia como la recaudación nacional transferida a la provincia, "se proyecta en menor cuantía con relación al crecimiento de los precios esperados hacia fines del 2002, con lógica incidencia en el ejercicio 2003; lo acontecido este año con respecto a esto último es una muestra cabal de la restricción financiera que esta situación genera".
Puntualizó que la renovación de convenios y programas que refinancian la deuda de la provincia, genera un presupuesto "considerablemente mayor para las partidas de intereses y amortización de la deuda" y añadió que "a partir de los números proyectados por la Nación y bajo un criterio de prudencia, los importes calculados por la provincia se encuentran por debajo de aquellos", señalando en este sentido que "respecto de los ingresos corrientes se espera un incremento en aproximadamente un 17% entre los años 2002 y 2003, con una variación positiva asociada de un 38,6% para la coparticipación federal de impuestos, cuyos valores pasarían de 227,05 millones a 314,74 millones".
Asimismo, manifestó que para el ejercicio que se presupuesta se estiman los intereses de la deuda en 32,70 millones, "debido a la inminente reanudación de los pagos convenidos" y destacó que el aumento de 6,61 proyectado para el ejercicio 2003, a los 32,70 millones del 2003, "significará un esfuerzo financiero de significativa magnitud en orden a contener y evitar una crisis financiera de razonable ocurrencia en un contexto de crisis".
Además, consideró que "a pesar de todas las limitaciones económicas y financieras que debió afrontar la provincia durante el presente ejercicio, el Estado provincial deberá asumir la continuidad de su política de reducción del déficit como resultado de la inestabilidad fiscal y crediticia que afecta a la nación en su conjunto, realidad que no nos resulta ajena y que ello resiente la ejecución de las políticas de asistencia social, salud, educación y seguridad".

Incidencia de las medidas económicas del gobierno nacional

El diputado frentista indicó que "desde el inicio del presente año el gobierno nacional ha implementado políticas económicas por las cuales se prolonga la recesión financiera de años anteriores, que incide de manera tajante en la toma de decisiones sobre políticas presupuestarias para el próximo año 2003".
En esa dirección, observó que la declaración de la cesación de pagos en conceptos de capital e intereses por deudas contraidas con los organismos internacionales y con la banca privada nacional e internacional en enero del 2002 y en un contexto de fuerte incertidumbre política, "trajo consigo un amplio enjambre de especulaciones sobre el futuro económico del país, que inició una serie de reformas económicas posteriores con fuerte incidencia para los presupuestos nacional y provincial".
Inmediatamente trajo a colación que "la devaluación oficial de la moneda nacional en un 40%, junto a la posterior pérdida incesante del valor que experimentó a través de la flexibilización del tipo de cambio, provocó un aumento del costo de vida que se vio reflejado en la suba de los precios".
"El índice de precios al consumidor presentó en octubre del 2002 un incremento del 40% con relación a diciembre del 2001, los bienes que representan un 53% de la canasta registraron una variación positiva del 67,4% con respecto a diciembre del 2001, de igual manera los servicios que representan el 47% restante presentaron un aumento del 10,4% con relación a diciembre del 2001, a su vez el índice de precios internos al por mayor registró en octubre del 2002 un incremento del 123,5% respecto de diciembre del 2001 y al día de la fecha el panorama económico es verdaderamente incierto y el financiero desalentador", amplió.
Expresó que el default declarado por la Nación a comienzos del 2002 "ha sepultado de modo terminante la posibilidad de acceso a fuentes de financiamiento alguno, en tanto una devaluación de la moneda nacional desordenada y la liberalización del tipo de cambio en un contexto dominado por la administración especulativa de las decisiones económicas, dada la enorme incertidumbre sobreviviente, contribuyó en una estrepitosa caída del nivel de actividad, lo cual se corporizó con su consecuencia lógica, con idéntica tendencia en el ingreso público".

Escepticismo por el nivel de ingresos proyectados por la Nación

Carrizo, consignó que la Nación ha proyectado para el ejercicio 2003 un nivel de ingresos "que desde nuestra posición se torna escéptico". Al respecto, indicó que "si la caída de los ingresos viene de la mano de un derrumbe del nivel de actividad económica superior, el efecto que mencionamos como de lógica secuela resultó la caída de la coparticipación federal en términos nominales, circunstancia que la Nación se encargó de agravar generando medios de pago con títulos públicos con entidad para su aplicación a la cancelación de tributos coparticipables pero que no pueden ser transferidos y siendo privadas las provincias de su equivalente monetario".
Aclarando que no es esto último todo lo que otorga mérito insoslayable a un panorama financiero desalentador, advirtió que otro efecto contaminante del estado financiero provincial "lo constituye cierta operatoria del comercio internacional, la Nación percibe y se apropia de las retenciones impuestas a dichas operaciones en un 100% en dólares, en tanto que los reintegros a beneficiarios de tales regímenes se deducen de la masa coparticipables, constituyéndonos, de este modo, en socios de la Nación pero solo en las perdidas".


(Se ha leido 162 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017