Buscar:

Tucumán: explotó un auto remise que tenía equipo trucho para GNC

Explotó un auto remise que tenía equipo trucho para GNC, habilitado fraudulentamente con documentación otorgada por el ENARGAS
El Ford Fiesta se encontraba en la playa de la estación de servicio ubicada en Catamarca y España. Sólo hubo tres heridos.

Remise exploto en Tucumán

El incidente se produjo a última hora de anoche, alrededor de las 23, en la Estación de Servicio de Catamarca y España, de

San Miguel de Tucumán, en momento que llegó el remisero Cosme Recúpero, de 52 años, para cargar 5 pesos de GNC.

Mientras el conductor fue al baño, el playero inicia la operación de carga de GNC y fue a buscar cambio”, relató Marcos, un testigo. En eso se escuchó la explosión y el baúl del Fiesta explotó en mil pedazos. El estallido fue impresionante: el cilindro se partió en dos, atravesando el techo de la estación de servicio.

Una mitad cayó a una cuadra, dentro de un parrillada ubicada en Catamarca y Sarmiento, y la otra pasó sobre el predio de Carrefour, en el que cayó el baúl del auto, y se precipitó en una casa de calle España al 1.600. El auto quedó desintegrado. “Fue una desgracia con suerte”, señaló Guillermo García, encargado de la estación de servicios. "Sentimos la explosión y nos tiramos todos al piso. No sabíamos qué había pasado, pero parecía que estaban bombardeando. Además, la onda expansiva fue impresionante. Nunca vi una cosa así", dijo Mónica, una vecina que reside a pocos metros del lugar.

La explosión causó pánico en el vecindario y una sensación de peligro a lo largo de varias cuadras, aunque no hubo ningún lesionado fuera de la estación de servicio.

Uno de los pedazos del tanque se estrelló contra el vidrio de un restaurante, en el que cenaban en ese momento una gran cantidad de personas. Otro voló frente a un colectivo después de que el chofer evitara ser impactado con una violenta frenada.

No es la primera vez que sucede algo así. Esta grave situación es investigada por la justicia, como así también el accionar por parte de funcionarios públicos que se desempeñan en el ENARGAS y de los sujetos del sistema del GNC que intervinieron en la habilitación fraudulenta del Ford Fiesta, patente AKW-687 -coche bomba- que posee instalado un equipo con artefactos para GNC no aptos para su uso.

En el marco de las investigaciones judiciales, la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos Tributarios y Contrabando -UFITCO- promueve nuevas estrategias investigativas en el marco del control del Sistema de GNC Vehicular en la República Argentina.

La normativa emanada del ENARGAS le impone a los Productores de Equipo Completo -PEC-, que solo pueden otorgar obleas habilitantes para aquellos automotores que posean equipos para GNC, cuyos componentes se encuentren aprobados por algún Organismo de Certificación reconocido por el ENARGAS, y que la descripción acuñada coincida con la obrante que surge del Listado de Códigos de Artefactos Homologados que emite el ENARGAS.

Es decir, esos elementos "truchos" -fuera de norma, carentes de homologación- son literalmente bombas que diariamente circulan por todo el territorio nacional y países vecinos, accediendo a la carga del GNC como si nada importara, sobre todo los daños de irreparables consecuencias que pueden ocasionar.

Tal grave situación provoca un evidente atentado contra la SEGURIDAD PÚBLICA por la gravedad de los daños que podrían ocasionarse y se genera una competencia desleal entre los actores del Sistema de GNC, puesto que las empresas que autorizan operaciones y cargas de fluido en vehículos propulsados a GNC con artefactos fuera de norma, están maliciosamente captando desprevenidos usuarios que desconocen el peligroso potencial de los elementos que están utilizando.

Las cámaras representativas del sector y varios sujetos de la industria del GNC, denunciaron las graves irregularidades ante las el Interventor del ENARGAS, Juan Carlos Pezoa, su superioridad jerárquica y en la justicia federal como consecuencia de la evidenciada falta de medidas correctivas por parte de los funcionarios públicos que deben velar por la seguridad pública y el bienestar general de la población.

Guillermo García, dueño del comercio, dijo que no podía explicar qué había pasado. “Nosotros no cargamos gas si no tienen la oblea obligatoria. El auto la tenía”, dijo. “Por suerte los mecanismos de seguridad de la estación funcionaron. Se cortó el suministro en el acto. Podría haber sido mucho más grave”, afirmó.

Los peritos y empleados del lugar coincidieron que el cilindro contenedor del GNC era de fibra de vidrio, lo que no está permitido desde hace 10 años. Gustavo Sanz, presidente de CAPEGA , afirmó que este tipo de tanque no está actualmente habilitado.

En efecto, la Resolución 599/1988 dispuso prohibir el uso de cilindros de composite tipo 3 para el almacenamiento de GNC, marcas KALVANCO, COMDYNE y MINIGAS en todo el territorio de la República Argentina, por cuanto no reúnen las condiciones de seguridad, durabilidad y confiabilidad para la carga de GNC, publicitando lo resuelto en periódicos de alcance nacional y provincial.


El Ente Regulador ordenó difundir la medida a las Compañías Distribuidoras de Gas y, por su intermedio a las Estaciones de Carga; a los Productores de Equipos (PEC) y, por su intermedio a los Talleres de Montaje; a los Centros de Revisión Periódica de Cilindros (CRPC); a los Organismos de Certificación (OC) y a los Usuarios de los Cilindros para GNC.

Sin embargo se ha verificado que el 73 por ciento del parque automotor convertido a GNC, poseen equipos para GNC fuera de norma, con el agravante que tienen documentación habilitante para circular y acceder a la carga del GNC, otorgada por el ENARGAS.

Los usuarios afectados por esta grave irregularidad y que sus vehículos son habilitados fraudulentamente con obleas del ENARGAS, alcanzan a casi 1.000.000. Cabe destacar que Argentina posee un parque automotor convertido a GNC que es de 1.500.000 según información oficial registrados en el Sistema informático del ENARGAS.

Informes en poder del Presidente de la Auditoria General de la Nación, Dr. Leandro O. Despouy, revelan que las autoridades del ENARGAS son responsables de la habilitación fraudulenta de automotores que poseen equipos para GNC compuestos con reguladores de presión fuera de norma.

Para el Presidente de la Auditoria General de la Nación, Dr. Leandro O. Despouy nadie controla que en las estaciones de GNC carguen vehículos habilitados. La AGN tiene a su cargo el control de la legalidad, gestión y auditoria de toda la actividad de la administración pública centralizada y descentralizada, cualquiera fuera su modalidad de organización y las demás funciones que la ley le otorgue.

El Interventor del ENARGAS, Juan Carlos Pezoa intenta corregir de algún modo los defectos que imputó un trabajo de la Auditoria General de la Nación, en el que se les recrimina a los reguladores no haber tomado medidas para garantizar que sólo puedan cargar los coches habilitados ni haber fiscalizado debidamente la calidad de los equipos que se utilizan. Falencias que hicieron mucho más vulnerable un sistema de controles desde siempre bastante laxo.

El complejo régimen de contralor en cabeza del ENARGAS -hoy comandado por el ex vice jefe de Gabinete de ministros, Lic. Juan Carlos Pezoa- incluye varios actores comenzando por el Productor de Equipo Completo (PEC), que a través de talleres vinculados revisan anualmente los vehículos que funcionan con GNC y otorgan la documentación que los habilita a cargar por otro año.

A su vez, los PEC están sometidos al cumplimiento de las normas reglamentadas por el ENARGAS que le provee las obleas habilitantes y tarjetas de identificación del Equipo para GNC, que luego reciben los usuarios a través de los Talleres de montaje registrados en el Ente Nacional Regulador del Gas.

Los hechos de corrupción verificados en el ENARGAS que determinaran su INTERVENCIÓN, corroboran que sus autoridades han evidenciado carecer de moralidad e idoneidad, demostrado un desinterés manifiesto en el cumplimiento de sus obligaciones de, proteger los derechos del consumidor, incentivar la eficiencia del uso del Gas Natural, incentivar el uso racional del Gas Natural, velar por una adecuada protección del Medio Ambiente y la Seguridad Pública, controlar desde el punto de vista de seguridad, calidad y odorización, al GNC e investigar cualquier amenaza potencial a la seguridad y conveniencia pública.

Los funcionarios públicos que se desempeñan en el ENARGAS, irresponsablemente permiten que la normativa sea incumplida por parte de los PEC, quienes tienen la obligación de habilitar solo operaciones de Renovación anual en automotores que posean equipos para GNC compuestos con artefactos que se encuentren aprobados por algún Organismo de Certificación reconocido por el ENARGAS, y que la descripción acuñada coincida con la descripción obrante en el respectivo código asignado, que surge del Listado de Códigos de elementos homologados que emite el ENARGAS.

Pero este circuito de contralor sobre la seguridad se ha ido distorsionando al punto que hasta se hizo factible comprar las obleas habilitantes sin ser sometido a revisión. Según imputa el informe de AGN, “el ENARGAS no estableció mecanismos que garanticen la carga de GNC únicamente a los vehículos que estén habilitados” ni “controló los procesos de certificación correspondiente a equipos y/o accesorios”.

El ENARGAS intenta pulir un régimen con notorias deficiencias, admitidas por los propios funcionarios del Ente y actores de la actividad. “Siempre hay algunos delincuentes que hacen las cosas como no corresponden a pesar de los controles”, relativiza Fausto Maranca, directivo de la Cámara Argentina de Gas Natural Comprimido. También Hugo Lamy, Presidente de la Cámara Argentina de PEC y Afines coincidió con la apreciación.

Actuaciones obrantes en el Expte. ENARGAS Nº 8970, corroboran que circulan por calles y rutas de nuestro país, miles de automotores convertidos a GNC con equipos compuestos con artefactos no homologados, no aptos para su uso, que son un grave peligro por la magnitud de la onda expansiva que provoca la explosión de estos elementos que deben soportar 200 BAR de presión, que podrían destruir una edificación o hacer volar a varios vehículos y la pérdida de vidas.

Esta grave situación de INSEGURIDAD PÚBLICA, ha sido generada por las propias autoridades del Ente Nacional Regulador del Gas, quienes denotan con palmaria evidencia la falta de idoneidad, desidia, indiferencia e irresponsabilidad, que incluso determinara la “INTERVENCIÓN” provisoria del Organismo.

(Se ha leido 2412 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017