Buscar:

En el 150° aniversario del sermón patriótico

La Cámara de Diputados realizará una sesión especial el 8 de julio para tributar homenaje a Fray M. Esquiu

Con motivo de cumplirse el 150° aniversario del primer sermón patrio pronunciado por Fray Mamerto Esquiú el 9 de julio de 1853, la Cámara de Diputados realizará el próximo 8 de julio, a las 11, ocasión en la que se descubrirá una placa en el recinto de sesiones que lleva el nombre precisamente de "Fray Mamerto Esquiú" impuesto por una ley provincial de 1992 valorando su aporte a la defensa y respeto de la Constitución y de las leyes. También a propuesta de la presidencia del cuerpo legislativo será donada una placa al departamento Fray Mamerto Esquiú para que sea colocada en la casa natal del fraile o en el lugar que indicaran las autoridades departamentales.

La presidenta de la comisión de Cultura y Educación, Marta Grimaux de Blanco(FCyS) expresó que la sesión especial, aprobada en el plenario del miércoles pasado, se llevará a cabo "para que todos los diputados tengamos la oportunidad de rendir homenaje y reconocimiento a Fray Mamerto Esquiú, que es un orgullo para los catamarqueños y por supuesto para todos los argentinos".

"Es legítimo orgullo para los catamarqueños, y especialmente debe serlo para los legisladores, bajo cuya advocación sesiona la legislatura provincial, teniendo en cuenta que la sala de sesiones lleva su nombre impuesto por ley 4705/92 por considerar que fue el defensor más elocuente de la Constitución Nacional y de las leyes", recalcó.

Al referirse a los discursos y reflexiones de Fray Mamerto Esquiú, subrayó que "defendía la Constitución Nacional y llamaba a apaciguar los ánimos de los argentinos y los exhortaba a respetar las leyes y a las autoridades creadas por ellas". En este sentido, la legisladora manifestó que "por considerar que la vigencia y la actualidad de su mensaje adquieren hoy mayor valor en su contenido y significación, debemos rendir justo reconocimiento al ilustre catamarqueño y a su magistral obra".

Precisamente, en la séptima sesión que se llevó a cabo esta semana, recibió media sanción el proyecto de ley, impulsado por Marta Grimaux de Blanco, que fija que, en conmemoración del 150º aniversario del sermón que pronunció Fray Mamerto Esquiú el 9 de julio de 1853 en ocasión de la jura de la Constitución Nacional, en el encabezamiento de todos los documentos que expidan los organismos del Estado provincial, a partir de la promulgación de la ley y durante el año 2003, se incluya un sello con la leyenda ´Obedeced, señores: sin sumisión no hay ley, sin leyes no hay patria, no hay verdadera libertad´, frase que pertenece al fraile catamarqueño.

Paralelamente, fue aprobado el proyecto -autoría también de Grimaux de Blanco-, declarando de interés parlamentario el aniversario del sermón patriótico "dada su trascendencia política y social no solo en nuestra provincia, sino además en toda la Nación", declaración que también se hace extensiva a todos los actos que, por el mismo motivo se realicen en la provincia.

La legisladora, señaló que el 9 de julio próximo se conmemora el 150º aniversario del sermón patriótico pronunciado por Fray Mamerto Esquiú en la iglesia matriz de Catamarca con motivo del juramento de la Constitución Nacional, "razón más que suficiente para que se rinda homenaje, a través de este proyecto legislativo, a uno de los máximos defensores de la ley y de la justicia, que convencía con el poder de la verdad y de su acertado criterio.

Remarcó que los catamarqueños "tenemos en la figura del ilustre franciscano, Fray Mamerto Esquiú, un motivo de legitimo orgullo, es uno de los más trascendentes legados, que nuestra provincia ofreció a la República Argentina y al mundo. Su pensamiento, su filosofía de vida, el compromiso con su tierra y con su tiempo lo ubican en un lugar destacado de la historia, reconociendo la profunda coherencia entre su modo de ser y sus palabras entre los principios fundamentales sustentados y los mensajes promovedores de transformaciones sociales. Este comportamiento le develó el secreto perpetuo".

Ponderó que sus discursos "son lecciones de vida apoyados en convicciones íntimas de fe, libertad y justicia. Impresionan verdaderamente en Esquiú la solidez y entereza de su alma, la confianza y mesura de su lenguaje. Los sermones patrióticos y sus discursos conforman la declaración más original de sus ideales y sus preocupaciones. Son llamados a la convivencia cívica, y por ello mismo, a la actitud reflexiva, al respeto, a la tolerancia, a la concordia, y, en este sentido, nos aconseja que trabajemos todos por pacificar los ánimos, por desterrar cruelísimos rencores, por tener nosotros y procurar que haya en todos espíritu de obediencia y sumisión a las leyes y a las autoridades creadas por ellas".

Además, destacó de Fray Mamerto Esquiú su condición de docente, escritor, colaborador periodístico, orador, legislador, "un gran humanista, un amigo del hombre, pero sobre todo un siervo de Dios, desde novicio franciscano hasta obispo de Córdoba", subrayando que "no hay en él una filosofía separada de la teología. Fue, ante todo, una manifestación teológica consecuente con su vocación sacerdotal, que ha tenido en Santo Tomás de Aquino una de las fuentes predilectas de consulta e inspiración".

Agregó que "los reconocimientos a su preclara figura y a sus mensajes tan sólidos en argumentaciones no deben decaer, por el contrario debemos fortalecerlos por que nada en él desmerece su nombre y su vida dedicada a Dios y a la Patria".

Consideró que "debemos resaltar la trascendencia y repercusión nacional que tuvieron los discursos pronunciados por Fray Mamerto Esquiú, el primero un 9 de Julio de 1853 y el segundo el 28 de marzo de 1854 en un momento crucial para la República cuando todo parecía resistirse a la Constitución que había sido sancionada poco tiempo atrás".

"Ante una situación que se presentaba adversa, el entonces presidente Justo José de Urquiza consideró que la mejor y más elocuente forma de convencimiento para la toma de conciencia, por parte de los argentinos, de observar y respetar la Carta Magna, eran las palabras de Esquiú. Por este motivo, por decreto del 2 de mayo de 1854 se mandó imprimir los sermones para ser difundidos en todo el país", memoró.

Por último, puntualizó que lo más destacado de Fray Mamerto Esquiú son "su pensamiento, su filosofía de vida, sus principios fundamentales, sus mensajes, verdaderos llamados a la reflexión a la virtud republicana y al orden sobre la base de la justicia y la verdad".

 


(Se ha leido 291 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Más Noticias:

31-12-2015 "Hoy termina la guerra contra el periodismo"
28-12-2015 DECLARACIONES EN TWITTER | Aníbal Fernández: “Tienen que aparecer vivos los prófugos”
26-12-2015 Macri suspende sus vacaciones y viaja a Concordia
23-12-2015 Qué pasará con la Afsca y la Aftic tras la intervención
23-12-2015 En la residencia oficial de Villa Parque Chacabuco | La Gobernadora reunió a los 36 jefes municipales y los convocó a trabajar juntos y solidariamente
17-12-2015 El jefe de Gabinete advirtió que la oposición chaqueña "planea generar hechos de violencia"
17-12-2015 Carlos Tomada: "Este es el primer gobierno que hace retroceder el trabajo no registrado"
17-12-2015 Asunciòn de Concejales y eleccion de autoridades en el Concejo Deliberante de Los Altos
16-12-2015 Lucía puso en funciones a su nuevo Gabinete
16-12-2015 Patricia Saseta reasumió al frente de la Secretaría de Cultura
Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:

Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017