Buscar:

Agencia CyTA-Instituto Leloir. Por Bruno Geller

Malditos Firmicutes

De acuerdo con una investigación estadounidense, la flora intestinal del tubo digestivo jugaría un rol importante en la regulación del peso. Los autores del trabajo sugieren que la manipulación de las comunidades bacterianas del intestino podría ser una estrategia adicional en el tratamiento de la obesidad.
(Agencia CyTA-Instituto Leloir. Por Bruno Geller) - Alrededor de 100 mil millones de bacterias de diferentes especies viven en el tubo digestivo humano. Dos familias de esos microorganismos constituyen más del 90 por ciento de la flora intestinal: los bacteroidetes y los firmicutes, que son indispensables tanto para la digestión como para limitar la invasión de patógenos.
Dos estudios, encabezados por Jeffrey I. Gordon, del Centro de Ciencias del Genoma de la Universidad de Washington, sugieren que la composición de la flora intestinal puede afectar la cantidad de calorías extraídas de la alimentación. Los resultados de las investigaciones fueron publicados recientemente en la revista científica Nature.

Flora intestinal diferente en humanos

Gordon y sus colegas observaron que la flora intestinal de las personas obesas se caracteriza por tener un 20 por ciento más de bacterias firmicutes y un porcentaje menor de bacteroidetes, en relación con la flora intestinal de las personas delgadas.
Según los científicos, la obesidad, que se produce en gran parte por la cantidad de azúcares incorporadas al organismo durante la digestión, sería también producto de la actividad de las bacterias firmicutes. Estos microorganismos poseen una gran cantidad de genes que producen enzimas que participan en la degradación de los azúcares de los alimentos. Por lo tanto, la abundancia de estas bacterias en el tubo digestivo de los obesos aumentaría la absorción de calorías de los alimentos ingeridos.

Sobrepeso en ratones

Al igual que en las personas obesas, en el tubo digestivo de los ratones con sobrepeso hay una mayor proporción de bacterias firmicutes, en cambio, en los ratones delgados la cantidad de ese tipo de bacterias es menor.
A fin de verificar que las variaciones de la flora intestinal son la causa y no la consecuencia del aumento de peso, los investigadores realizaron estudios con esos animales.
Extrajeron la flora intestinal de los ratones delgados y posteriormente les transfirieron la flora intestinal de los ratones obesos. Como resultado, el aumento de peso se duplicó a pesar de que la alimentación no varió.

Tratamientos contra la obesidad

De acuerdo con los investigadores, la asociación entre aumento de peso y composición de la flora intestinal sugiere que la manipulación de las comunidades bacterianas podría sumarse a las diferentes estrategias orientadas al tratamiento de la obesidad, como lo son el aumento de la actividad física y la modificación de la conducta alimentaria, entre otras.

(Se ha leido 536 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: