Buscar:

ATLANTIDA

El misterio reaparece en las aguas del Caribe

Buenos Aires, 21 de junio (Télam, por Alejandro San Martín).- El misterio que no tiene fin, el continente sumergido de la Atlántida, vuelve a emerger como un fantasma dormido de las profundidades de las cálidas aguas del Caribe, tras el descubrimiento de unas estructuras de piedra sumergidas hace miles de años cerca del cabo San Antonio, en Cuba, realizado por una expedición científica cubano-canadiense. 

La ingeniera en Oceanografía, la cubana Paulina Zelintsky -quien tiene a su cargo el equipo de investigación- reveló que las estructuras megalíticas halladas a 630 metros de profundidad "corresponderían a una isla hundida a causa de un terremoto ocurrido en tiempos remotos".  

De ser cierta esta afirmación, se trataría de una barrera adicional para el paso de corrientes marinas y un puente entre Cuba y Yucatán cuya ubicación coincide con el sitio asignado para la Atlántida por el contemporáneo de Platón, el griego Proclo.  

El ignoto heleno no era el único en visualizar a la ciudad sumergida en las costas -hasta ese momento desconocidas- de la América continental, sino que compartía su teoría con el vidente Edgar Cayce, quien transmitía mensajes en los que aseguraba que las Antillas habían formado parte de la Atlántida.  

Lejos de estas apreciaciones fantásticas, la expedición científica conmocionó por el hallazgo de unas estructuras megalíticas ubicadas en posición simétrica, pero en dirección contraria al sistema de fallas de la zona.  

"Muchas de ellas tienen formas redondeadas y de pirámides", aseguró con entusiasmo la especialista, quien nunca creyó que iba a toparse con uno de los misterios mejor guardados de la historia de la humanidad, mientras buscaba galeones hundidos en las costas cubanas.  

Las controversias y sorpresas que ha causado esta investigación tuvieron respuestas en la misma isla caribeña, en donde el paleontólogo cubano, Manuel Iturralde Vinent -investigador del Museo de Historia Natural de Cuba-, lanzó una hipótesis para poder echar un poco de luz sobre el fenomenal hallazgo.  

Este profesional, reconocido en todo el mundo por sus aportes a la geología, apuntaló las observaciones de Zelinstky al señalar -en una de sus hipótesis- la alternativa de que estas estructuras en forma de corredores y cámaras geométricas, hayan sido construcciones realizadas por seres humanos.  

Para afirmar esta posición, citó la tradición de los Mayas y de los aborígenes Yucatecos, que hablaban de una isla cercana, de la cual procedían sus ancestros y que habría desaparecido después de una catástrofe natural.  

Los megalitos submarinos en Cuba, estudiados bajo el proyecto conocido por las siglas MEGA, son un conjunto de estructuras situadas al noroeste del Cabo San Antonio, entre 600 y 700 metros de profundidad, en una depresión submarina cuyo lecho tiene una pendiente máxima del 6 por ciento.  

Las peculiares formas geométricas de estos megalitos, en los que se pueden descubrir crestas, paralelepípedos, cubos, pirámides y hasta cruces, fueron los elementos que despertaron el interés y la curiosidad de los investigadores. (Télam).  
    


(Se ha leido 458 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: