Catamarca
Viernes 05 de Marzo de 2021
Buscar:

Miércoles de Cenizas

COMIENZA LA CUARESMA

Este miércoles, 6 de febrero, es Miércoles de Ceniza, fecha con la cual los cristianos iniciamos el tiempo de Cuaresma. En la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, la celebración central presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, será a las 21.00. En todas las misas, que se oficien en la Catedral, se impondrán las cenizas.
El significado de las cenizas

En la tradición bíblica, la ceniza simboliza la humillación ante Dios y el arrepentimiento. En la tradición cristiana, las cenizas comienzan a entrar en la llamada liturgia de la penitencia, que ya los cristianos observaban desde los primeros años de vida de la Iglesia. Hacia finales del siglo IV de nuestra era, la Cuaresma era entendida de dos maneras: el tiempo de la penitencia y el tiempo de preparación para el bautismo. Estas dos experiencias culminaban en las celebraciones de Semana Santa: los penitentes celebraban el rito de reconciliación y perdón el Jueves Santo. Los candidatos al bautismo se sumergían en las aguas del nuevo nacimiento en la madrugada del domingo de Resurrección.

La imposición de las cenizas en el inicio de la liturgia de la penitencia, quería recordar a los creyentes su condición humilde y el carácter transitorio de la vida humana en comparación con la eternidad de Dios. Cuando el orgullo, la prepotencia y el egoísmo nos dominan, debemos recordar nuestra mortalidad, que fuimos creados del polvo de la tierra y que al polvo volveremos. Dios es nuestro creador y a él debemos nuestra vida, y de acuerdo a su voluntad debemos vivir.

El arrepentimiento sobre las cenizas nos conduce al tiempo aceptable de la gracia y el perdón, a mirar nuestras miserias interiores para renovar nuestra manera de pensar y de actuar. Sólo en el conocimiento verdadero de nosotros mismos podemos ver cuál debe ser nuestra penitencia. Necesitamos la conversión de cada día, la renovación en la verdad, la libertad y la justicia, fortalecer el compromiso con el prójimo, cambiar lo que debe ser cambiado y poder darnos cuenta, dejando de lado lo superficial, de cuáles son las cosas más importantes.

En el tiempo de la Cuaresma, tiempo de penitencia, la comunidad cristiana está llamada a intensificar la oración y la confesión sincera de nuestros pecados, a volvernos a Dios y a su reino de amor, paz y justicia. Es un tiempo en el cual también nos exigimos más a nosotros mismos, debemos ser más vigilantes de nuestros actos, palabras y pensamientos. En un tiempo para vivir a profundidad la solidaridad, el desapego de las riquezas y el amor fraterno, y así unirnos a Cristo en el camino de las tentaciones, los sacrificios, la pasión y la muerte, para finalmente resucitar con él.

(Se ha leido 1656 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: