Buscar:

TUCUMÁN

Los taxistas sorprenden con sus personalidades

Ellos aceptan que son charlatanes, pero advierten que saben darse cuenta cuando un pasajero no desea hablar o está preocupado. Los choferes afirman que siempre tratan de estar bien informados. Los lectores eligieron su perfil favorito en un sondeo.
(DIARIOC, 20/01/2011)Ahí están apoyados sobre el techo del auto, conversando, bromeando y contando anécdotas hasta que alguien irrumpe en la parada para disolver la ronda. "Son todos mentirosos, lo que te digan no les creás", dice uno mientras dispara para refugiarse dentro de su auto.

¿Qué personaje se esconde detrás de cada volante? "Yo soy un poco charlatán, conversador. Conversamos, primero del tiempo, también del trabajo o si aumentó la tarifa...", reconoce José Alberto Núñez con una sonrisa cómplice. A veces se entabla un diálogo, otras veces, un monólogo que el taxista tendrá que sostener solo. "Yo me doy cuenta cuando entran si tienen ganas de conversar o no", explica José Castellanos, un especialista en lectura de gestos. "También puedo saber si están preocupados, alegres o enojados", añade.

Para romper el hielo, el clásico comentario sobre el clima nunca falla. "De ahí salen otros temas, más personales", reconoce Mario Cajal. Para Julio César Castillo, la noche se presta más para las charlas. "Los viajes son más largos y la gente va con problemas o, sino, los fines de semana salen de una fiesta y están re conversadores. Durante el día, los viajes son cortos y los pasajeros van preocupados por los trámites que tienen que hacer", explica. Entre ellos aseguran que abundan los bromistas y los charlatanes, pero que pesimistas casi no hay.

Quizá por el constante movimiento del auto o por lo blando del asiento, también se convierten en psicólogos. "La gente se descarga con uno y le pide consejos: que le digas algo o que le soluciones sus problemas. Hay cosas que te cuentan que son dramáticas y que hasta te duelen", reflexiona el taxista Pablo Sueldo. También reconocen que son comentaristas, que tienen una opinión para todo. "Uno trata de mostrar que sabe de todo, entonces, ni bien alguien se sube al auto empezamos a comentar sobre el tiempo, el fútbol, la economía... de todo", agrega Sueldo sonriendo. A las 8 de la mañana ya leyeron el diario de punta a punta y están a tiro para ofrecérselo a todo el que suba como si fuera un servicio extra. Ramón Avila tiene una sola obsesión, le gusta la música, en su auto no faltan los CD con los últimos remixes de canciones. "Cuando voy con un pasajero sólo hablo de música", reconoce. Desde psicólogos, conversadores o climatólogos en la jungla de los taxis no faltan personajes coloridos.

Fuente: lagaceta.com.ar

(Se ha leido 178 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017