Buscar:

Mons. Urbanc: “La Comunión es antídoto contra la indiferencia y el egoísmo, tan dañinos en nuestro entorno social”

El domingo 2 de junio, la Iglesia que peregrina en Catamarca celebró la fiesta de Corpus Christi, del Cuerpo y la Sangre de Cristo, enmarcada en el Año Universal de la Fe y Año Diocesano de la Juventud.
Entre las 12.00 y las 13.00, la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle se colmó de fieles que llegaron para participar de la hora Santa convocada por el Santo Padre Francisco en forma simultánea en todo el mundo.

Por la tarde, los actos litúrgicos centrales comenzaron a las 17.00, con la Santa Misa, presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por sacerdotes de las distintas parroquias de Capital, en el altar mayor del Santuario Mariano.

En la oportunidad, el Secretario Canciller, Pbro. Juan Olmos, dio lectura al decreto por el cual se nombró a los Ministros Extraordinarios de la Comunión de cada una de las parroquias de la Diócesis de Catamarca.

Durante su homilía, Mons. Urbanc destacó que “Cristo se quedó realmente presente en la Eucaristía, con su cuerpo, sangre, alma y divinidad, para que, nutriéndonos de Él, podamos mudar nuestros cansancios, agobios y frustraciones, en frescura, disponibilidad, alegría y entusiasmo misionero”. Luego afirmó que “a la Eucaristía la llamamos con toda propiedad ‘Comunión’ porque nos une a Cristo y nos capacita para salir al encuentro de los hermanos, especialmente, a los marginados y alejados. Por eso, la comunión con Cristo conlleva la comunión con los hermanos, sin excluir a nadie. Cristo desea que nadie nos sea extraño. La Comunión es antídoto contra la indiferencia, el egoísmo y el individualismo, tan dañinos en nuestro entorno social”.

Luego de la celebración eucarística, los feligreses participaron de la Solemne Procesión alrededor de la plaza 25 de Mayo, en cuyo trayecto se colocaron altares donde se ubicó al Santísimo Sacramento por unos minutos para elevar las oraciones de la Iglesia. Los jóvenes tuvieron una activa participación en la organización de esta fiesta de la fe.

TEXTO COMPLETO DE LA HOMILÍA

Queridos hermanos:

Nos hemos congregado para celebrar públicamente nuestra fe en la presencia real de Jesucristo en la Sagrada Eucaristía.

Como Cuerpo Místico de Cristo, es decir, como Iglesia, celebramos solemnemente dos veces al año el misterio de la Eucaristía: el Jueves Santo y el domingo después de la Santísima Trinidad, es decir, Corpus Christi.

El Jueves Santo celebramos la institución del sacramento del orden sagrado en orden a la Eucaristía y la misma Eucaristía como memorial de la pasión muerte y resurrección de Jesús. Pero esta sublime acción de la misericordia divina queda como ensombrecida por el sufrimiento, muerte y gloriosa resurrección del Salvador del mundo.

Por lo cual, desde el siglo XIII, debido a ciertos milagros eucarísticos, cuyos testimonios hasta el día de hoy se pueden ver, la Iglesia quiso dedicar todo un día a meditar sobre este sacramento que es ‘fuente y cumbre de toda la vida cristiana’. Pero con el particular matiz de agradecer a Dios de que nos hace Iglesia por medio de la Eucaristía y de que la Iglesia fue creada para hacer la Eucaristía, perpetuo memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre en el seno virginal de María santísima.

En razón de esto, después de la Misa saldremos a realizar una procesión con la Hostia consagrada alrededor del paseo central de nuestra ciudad, para presentar a Jesús a toda la sociedad y para rogarle que nos haga más creyentes, más coherentes con la fe recibida y valerosos para testimoniarlo con nuestro ejemplo y palabras. A todos les diremos que Dios no abandona a nadie, más aún, que busca y ama a todos

La procesión con el Santísimo Sacramento nos hará experimentar que Dios está con nosotros y en medio nuestro, que Jesús va haciendo historia con nosotros, ofreciendo permanentemente su sangre por la redención del género humano. Pasaremos frente a casas, oficinas, edificios públicos y negocios, lugares que son testigos mudos de la agitación diaria, de los conflictos, de los sufrimientos y esperanzas de la ciudadanía que necesita descubrir en la Eucaristía la fuente del auténtico amor y la verdadera e imperecedera felicidad.

Nuestra vida cristiana comenzó con el bautismo, pero como toda vida debe crecer y desarrollarse en medio de luces y sombras, alegrías y penas, bonanzas y fracasos. Todos somos conscientes de nuestra debilidad, nadie la puede negar, más aún, hay ciertas cuestiones que superan toda fuerza humana, por ejemplo perdonar, amar a quienes nos tratan mal, ser fieles hasta las últimas consecuencias, creerle de verdad y con coherencia a Dios Padre, etc.

Por ello, Nuestro Señor Jesucristo, no sólo nos liberó del pecado y de la muerte eterna, sino que quiso darnos su Espíritu para que nos ilumine y fortalezca, y, como un elemento visible y tangible para nuestros sentidos, quiso quedarse en la Eucaristía, haciéndose comida y bebida, para que todo aquel que quiera vivir en comunión con Él reciba de este alimento la fuerza necesaria para amar, perdonar y servir como Él a sus semejantes, sin distinción de raza, cultura, posición social o nación.

Cristo se quedó realmente presente en la Eucaristía, con su cuerpo, sangre, alma y divinidad, para que, nutriéndonos de Él, podamos mudar nuestros cansancios, agobios y frustraciones, en frescura, disponibilidad, alegría y entusiasmo misionero.

A la Eucaristía la llamamos con toda propiedad ‘Comunión’ porque nos une a Cristo y nos capacita para salir al encuentro de los hermanos, especialmente, a los marginados y alejados. Por eso, la comunión con Cristo conlleva la comunión con los hermanos, sin excluir a nadie. Cristo desea que nadie nos sea extraño. La Comunión es antídoto contra la indiferencia, el egoísmo y el individualismo, tan dañinos en nuestro entorno social.

La Eucaristía nos motoriza a la fraternidad y amistad social. Creo que sería difícil negar que en nuestra sociedad impera la violencia, la inseguridad, las adicciones de todo tipo, la miseria variopinta, la inequidad, la justicia largamente esperada, la sed de venganza, el analfabetismo maquillado de alfabetización, el avasallamiento de la naturaleza e instituciones, la mezquindad personal y colectiva, una mala y desigual alimentación, etc.

Por tanto, de nuestra participación consciente, activa y plena en la Eucaristía debe brotar un renovado compromiso moral y social que incluya a todas las personas, a las familias y a las instituciones civiles y religiosas… Con fe, esperanza, amor y fervientes súplicas al que todo lo puede, un nuevo amanecer inundará de luz, alegría y paz a nuestro mundo.

Cabe señalar que la Eucaristía es, a la vez, ‘don’ y ‘compromiso’:

Tanto el presente, como el futuro están en las manos de Dios, sin embargo, lo están también en nuestras manos, porque Dios nos dotó del precioso don de la libertad.

La Eucaristía nos indica el camino a seguir: *el servicio en la familia, en la sociedad, en la política, en la justicia, en la economía, en la educación, en la salud, en el deporte, en las relaciones internacionales, en la cultura, en la investigación científica, etc., bregando con denuedo contra la pérfida lógica del egoísmo, que sólo busca el propio beneficio sin importarle el de los demás seres humanos. El ‘sálvese quien pueda’ no es de cristianos que celebran y participan del Cuerpo y la Sangre de Cristo.

*La solidaridad que orienta los carismas y recursos de cada ciudadano al beneficio de todos privilegiando a los más débiles y necesitados.

*La unidad armónica y orgánica que, lejos de empobrecer la originalidad y la responsabilidad de cada persona, tiende puentes entre las diversidades y crea convergencias para el bien de cada uno y de todos.

Que la querida Madre del Valle, primera y más grande adoradora de este augusto sacramento de fe, esperanza y amor, nos ayude a descubrir este manantial de vida y felicidad, y a darlo a conocer a tantos que aún no saben de su fuerza, bondad y consuelo. ¡Así sea!

(Se ha leido 137 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017