Buscar:

La escala de la celulosa en la Región

Para sostener el mercado del papel se necesitan dos "Botnia" por año

Greenpeace presentó hoy un informe sobre la situación de la industria papelera en la región en el que reveló que, para sostener el mercado del papel en el mundo, hasta el año 2020 será necesario construir al año dos plantas similares a la que la empresa Botnia pretende instalar en el Uruguay.

Los datos forman parte del documento titulado “La escalada de la celulosa en la región: industria sucia o producción limpia” que fue presentado públicamente hoy por Greenpeace, durante una conferencia ofrecida en el Club Europeo.

El informe, que implicó un trabajo desarrollado por un equipo de investigación de la organización ambientalista, incluye tres secciones principales. En la primera se analiza la situación global de la industria de la celulosa; consumidores clave, la ‘globalización’ en el sector de la celulosa, la producción mundial de pulpa blanqueada químicamente y los planes de expansión global de la industria y, particularmente, los proyectos en América Latina, la Argentina y el Uruguay.

La Segunda Sección, con un formato más periodístico, describe la situación de las principales papeleras argentinas y uruguayas, su conflictividad ambiental, legislación, producción y relación con las comunidades locales.

Por último, el documento propone, como alternativa para un desarrollo sostenible de la industria en la región, un Plan de Producción Limpia, que incorpore límites a la escala productiva, certificación para las plantaciones forestales y sistemas de producción libres de cloro y contaminantes.

“Para encontrar una solución duradera, es necesario dar con el diagnóstico apropiado: la problemática que hoy enfrenta la comunidad de Gualeguaychú es producto de la expansión que sufre la industria de la celulosa empujada por el crecimiento de la demanda de productos relacionados con el papel en los países industrializados y con la necesidad de buscar nuevos destinos propicios para ese desarrollo”, expresó Paula Brufman, coordinadora de la Campaña contra la Contaminación de Greenpeace.

El índice de consumo de papel en el mundo ha venido ascendiendo a niveles extraordinarios y se estima que tal incremento continuará en las próximas décadas. A comienzos del siglo XXI, el consumo global de papel se calculaba en 300 millones de toneladas anuales, en el año 2005 esa cifra había aumentado a 366, y se espera que para el año 2020 alcance los 566 millones.

En la actualidad, Sudamérica es la región prioritaria para la expansión de la producción de la llamada pulpa de mercado. Las condiciones climáticas y la disponibilidad de tierras y aguas, añadidas a condiciones económicas sumamente atractivas, aumentan en forma creciente el interés por parte de las grandes corporaciones del papel para realizar proyectos en la región.

Para Greenpeace, como para otras organizaciones ambientalistas, los actuales índices de consumo en productos papeleros son muy preocupantes en la medida que convierten a la industria de la celulosa en voraz, devastadora de los recursos naturales, tanto por su alto consumo de agua y energía, como por la elevada demanda de tierra para plantaciones, su presión sobre áreas de bosques nativos y sus descargas contaminantes.

Por lo anterior, el Plan de Producción Limpia es un conjunto de criterios promovidos por Greenpeace para que tanto Uruguay como Argentina adopten y desarrollen dichos parámetros con el propósito de modernizar las plantas hoy ambientalmente deficitarias y establecer los criterios ambientales que deberán cumplir las inversiones futuras orientadas a la producción de celulosa en la región.

“Estas consideraciones dan una cabal idea de la presión que se ejercerá sobre la región para que habilite su potencial de producción y el conflicto de Botnia y Ence resulta en la punta del iceberg. La escalada de la celulosa en la región que nos pone frente a una disyuntiva: industria sucia versus producción limpia”, sostuvo Juan Carlos Villalonga, director Político de Greenpeace, durante la presentación del informe.

ALGUNOS DATOS RELEVANTES:

· La demanda mundial de pulpa celulosa blanqueada en el mercado crecerá de 45 millones de toneladas en 2005 a 74 millones de toneladas en 2020.
· Se producirá un incremento de 29 millones de toneladas, lo que implicará una ampliación del mercado en 1,9 millones por año hasta el 2020.
· Para satisfacer la demanda prevista para 2020 se deberá alcanzar una capacidad de por lo menos 81 millones de toneladas.
· Para alcanzar este objetivo será necesario habilitar una capacidad de producción extra de 2 millones de toneladas anuales entre 2010 y 2020, equivalente a dos plantas como la de Botnia, por año.
· Para abastecer una planta con una capacidad de producción de 300 mil toneladas son necesarias 50 mil hectáreas de plantaciones de monocultivos. Plantas como las previstas en Fray Bentos (1,5 millón de toneladas al año) requieren superficies cultivables de más de 250.000 hectáreas.

(Se ha leido 273 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017