Buscar:

PESCA DEPORTIVA CON MOSCA

Pasión que crece en armonía con la naturaleza

Como todos los años en los meses de octubre y noviembre abre el ciclo de temporada de pesca deportiva de truchas para todas las provincias de nuestro país con el fin de que todos los aficionados puedan desarrollar en forma responsable y sustentable esta apasionante actividad que cada día tiene más adeptos. Por cierto, la modalidad de pesca con mosca es la elegida a la hora de cumplir con el cuidado y conservación de los ámbitos de pesca.
Esta modalidad, que crece en Catamarca, el país y el mundo; cuenta en el ámbito local con un número ascendente de personas que la desarrollan. Tal es el caso de la reciente conformación de la ¨Agrupación de pescadores con mosca¨ a partir de la iniciativa de difundir, enseñar y educar las bondades de su práctica, buscando llegar a todos aquellos que quieran comenzar, conocer o simplemente se sientan atraídos en participar, investigar y desarrollar esta técnica.
Esta pesca artesanal data de cientos de años atrás, siendo hoy reconocida como pesca deportiva o recreativa. La función principal es sacar un pez utilizando un engaño artificial imitativo, montado en un anzuelo, de diversos insectos, crustáceos, pececitos o ser vivo del cual se alimenten los peces que pueblan el lugar o no, en diferentes estadios de crecimiento, implemento por el cual se denomina “mosca”.

Para lanzar una mosca al agua necesitamos una caña, un reel o carrete y una línea especialmente diseñada para alcanzar la distancia deseada, existiendo diversos tipos de tamaños en equipos de acuerdo al tenor de la pesca a realizar.
El arte de pescar históricamente se caracterizaba por tres momentos: el de lanzar y sentir cuando el pez toma el engaño -más conocido como el pique-, el de entablar una feroz batalla en la cual se genera la explosión adrenalínica para el pescador y, por último, el momento de tener la emoción de lograr la captura soñada, llenándose de satisfacción y alegría por el objetivo cumplido.

Sin embargo, hoy en día, la investigación y el desarrollo en ciencias naturales y sociales conducen a sumar a esta secuencia un cuarto momento, el cual se ha vuelto bandera de quienes “mosquean”. Este cuarto momento es, pues, el más importante y difícil de desarrollar ya que implica establecer una pauta de comportamiento que no está internalizado culturalmente, pero que no resulta imposible cuando aprendemos y nos educamos: la devolución con vida de la pieza obtenida.

Entender y practicar este cuarto paso es cerrar el círculo completo de una pesca deportiva acorde al mundo y sus necesidades de hoy en día. La satisfacción que produce devolver una trucha con vida al agua, nos deja la consciencia tranquila de saber que la naturaleza sigue su curso normal de la vida, que no contribuimos al malgasto innecesario de los recursos naturales, de la depredación de los ambientes, y por sobre todas las cosas saber que ese pez cada vez será una pieza más grande y llenará de satisfacciones a otros pescadores, y hasta inclusive a nuestros hijos.
Bellos lugares nos esperan, ríos, montañas, lagos, arroyos, diques, lagunas, y hasta el mar son lugares aptos para esta práctica.

El pescador de mosca disfruta de cada momento, del contacto con la naturaleza, de los paisajes y de un sinfín de colores, sonidos y aromas que llenan de armonía hasta a las más complicadas almas. De esta manera, la pesca deportiva contribuye a renovar el mismo ser del hombre.
Todo esto es una sumatoria que, por defecto, deriva además en generar un gran atractivo turístico y económico, dando predilección a los lugares más conservados y protegidos. No hay que salir de nuestra argentina y ver como la Patagonia, en gran parte, desarrolla la gastronomía, la hotelería, el transporte, el comercio, aprovechando la mano de obra que ofrece la pesca deportiva. Y nuestra provincia, pese a estar en el rincón opuesto del país, no es la excepción a esto. Sus virtudes naturales, su territorio recostado sobre el relieve montañoso con cientos de cursos de agua dan cuenta de su enorme potencial. Pero hay algo inevitable que debemos saber: nos falta un largo camino por recorrer.

Tenemos ríos y arroyos trucheros a cinco kilómetros de la plaza principal de San Fernando del Valle, en casi todos los departamentos vecinos, contamos con la pesca de truchas de mayor altura en el mundo (una aventura inolvidable para cualquier avezado pescador en Tinogasta y Fiambalá, rodeados de salares, volcanes, y fauna típica casi en estado natural).
Concientizar a la gente de la importancia de todos estos recursos es fundamental. Enseñar desde niños y hasta grandes es una tarea difícil. Y, creemos -y nos encontramos trabajando en ello- que es necesario que la sociedad se vaya dando cuenta de a poco que cuidando, preservando y respetando, podemos desarrollar una actividad enmarcada en un mundo mejor, con mayores oportunidades, y que sea más sustentable y duradera.
Las anécdotas, las fotos, los amigos, los viajes, la investigación, las charlas y los debates tendidos, la ecología y el medio ambiente, constituyen el Santo grial de esta gran pasión.

¿Es una actividad cara?

Mucha gente piensa que la pesca con mosca es una actividad cara pero, podemos asegurarlo, es como todo deporte. Con una pequeña inversión inicial podemos comenzar, luego existen muchas opciones que van desde muy económico a muy caro.
Otros dicen que solo es para expertos, pero creemos que tampoco lo es. Simplemente es cuestión de emprender y empezar, ya que nadie ha logrado descifrar el secreto de la actividad.
Hay quienes piensan que la técnica es muy difícil. Nosotros desmentimos categóricamente que así sea; simplemente hace falta dar un par de simples pasos con los cuales podemos iniciarnos en la actividad y, como suelen decir los pescadores, el que quiera pescado que se moje.

Otra pregunta que suele surgir es ¿la pesca es solo para hombres? Y nuevamente decimos: No, para nada. Inclusive, el dato revelador es que las mujeres son más aplicadas y están dotadas de una mejor técnica al momento de pescar. Asociado a esto, la pesca es una actividad que se presenta como una verdadera alternativa para la socialización y el contacto de la naturaleza de los niños.

De tal manera, a todos los pescadores les deseamos feliz inicio de temporada truchera. A disfrutar sin dejar de entender la importancia de todos los momentos de la pesca.

(Se ha leido 200 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: