Catamarca
Martes 27 de Septiembre de 2022
Buscar:

REEMPLAZO DEL PROTOCOLO DE KYOTO

Polémicas negociaciones en Bangkok por un acuerdo sobre cambio climático

Representantes de más de 160 países se reunieron en la capital tailandesa para avanzar en un reemplazo al Protocolo de Kyoto, y la puja entre naciones ricas y pobres no se hizo esperar. Los Estados no industrializados aseguraron que no firmarán nada a menos que el grupo de los desarrollados otorgue miles de millones para adaptarse a las medidas.
(DIARIOC, 05/04/2008) En medio de una puja entre naciones ricas y pobres por el financiamiento para reducir los efectos del cambio climático, representantes de más de 160 países se reunieron en la ciudad de Bangkok, para avanzar en un nuevo acuerdo para reemplazar el Protocolo de Kyoto.

La reunión es consecuencia del acuerdo logrado en la gran conferencia celebrada el pasado diciembre en Bali, Indonesia, por el que se hizo un llamamiento para obtener un nuevo tratado para fines de 2009.

Durante el encuentro, delegados de las naciones insulares y de otros países no industrializados aseguraron que no firmarán ningún pacto, a menos que el grupo de los industrializados les garanticen miles de millones de dólares para adaptarse a las medidas que frenen el cambio climático.

El director del Programa Medio Ambiente y Desarrollo de la Fundación Bariloche, Leónidas Girardin, explicó a Télam que los países con mayor grado de incidencia en el cambio climático, "asumieron esa responsabilidad en la propia convención y en el propio protocolo".

"Plantearon desde un inicio que la mitigación era un tema global, pero que la adaptación era un tema que cada uno debía arreglar por su cuenta. Es una falacia, porque los más vulnerables son los que menor grado de responsabilidad tienen", agregó.

Para el especialista, esos países industrializados tienen "compromisos asumidos" en términos de ayudar a los más pobres en hacer frente a los impactos esperado, "pero la transición se demora bastante, al igual que las medidas a tomar".

El protocolo de Kyoto, que se firmó en 1997, expira en 2012, razón por la cual se comenzó una ronda de negociaciones que busca redactar un nuevo acuerdo contra el calentamiento global.

Los países ricos insisten en que desean ayudar, pero discrepan sobre cómo proporcionar la ayuda: si debe ser un apoyo voluntario respaldado por Estados Unidos o seguir la propuesta europea de intercambiar permisos anticontaminantes para generar los fondos necesarios.

La Unión Europea propuso que para 2020 los países industrializados reduzcan sus emisiones entre 25% y 40% por debajo de los niveles de 1990.

En tanto, Estados Unidos, que es uno de los mayores contaminantes del mundo, ha rechazado repetidamente las metas nacionales obligatorias de reducción de contaminantes, como las que fueron convenidas durante el Protocolo de Kyoto hace una década.

Según Girardin, lo que está buscando el país del norte es "aprovechar su poder de negociación, que es superior al de todos los demás países. Si puede negociar uno contra uno, lo va a hacer, en vez de buscar métodos consensuados donde ese poder de negociación se diluye un poco".

El Protocolo de Kyoto exige que 37 naciones industrializadas reduzcan sus emisiones de gas de invernadero entre 2008 y 2012, en un promedio de 5% por debajo de los niveles de 1990. El próximo pacto tiene la meta de lograr más reducciones a partir de 2013.

"A mi me da la impresión de que algún tipo de acuerdo se va a conseguir, lo que no estoy seguro es que ese acuerdo se consiga bajo la estructura de Kyoto, bajo un paraguas del protocolo de Kyoto", añadió Girardin.

"Más allá de cuestiones éticas que puede haber, o cuestiones de peligro que sobre ciertas actividades, sectores económicos y poblaciones, tienen los efectos esperados del cambio climático, atrás está la competitividad internacional de las economías de los distintos países, por eso las negociaciones en algunos casos son sangrientas", concluyó.(Telam)

(Se ha leido 325 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook