Buscar:

Con motivo de las fiestas navideñas

Saludo del Monseñor Urbanc

Muy queridos/as hermanos/as:

Nuevamente nos congrega el Misterio de la VIDA, que se introduce silenciosamente con el nacimiento del Niño anunciado y esperado desde los albores de la creación del mundo. A nosotros se nos dice “Felices vuestros ojos porque ven lo que tantos quisieron ver y no lo vieron, y vuestros oídos porque oyen lo que tantos quisieron oír”.
Esta fiesta conserv a, todaví a, un gran sabor a Familia. Este día nos convoca a todos en torno al calor del hogar.. Hacemos muchos kilómetros para encontrarnos, saludarnos y reunirnos en torno a un pesebre que nos evoque Aquel Día único e irrepetible que ha vivido la humanidad, y que marcó un antes y un después en la historia. En el subconsciente colectivo late fuertemente esta condescendencia del Amor de Dios respecto a nosotros sus criaturas. Todos, quien más quien menos, renovamos en estos días nuestra religiosidad y nos proponemos algunos cambios que favorezcan una mejor convivencia, ya que, en lo más íntimo de nuestro ser, ‘queremos querer lo que Dios quiere y hacer lo que Él nos enseña’. Muchos nobles pensamientos y deseos pujan por dejar de ser meros sueños y convertirse en realidades tangibles y útiles para nuestro cotidiano vivir.
No permitamos que nuestra mente y nuestro corazón dejen de contemplar este milagro de Amor, cual es la Encarnación y el Nacimiento del Hijo de Dios, a fin de que purificados por Él, seamos constructores de una civilización cuyo motor y energía sea el AMOR. No nos dejemos avasallar por el consumismo y cualquier otra forma de dispersión. Lo que acontece es tan sublime que merece toda nuestra atención para que logremos la tan anhelada paz en el ámbito personal y social. El ‘Dios Humanado’, vino para humanizarnos y divinizarnos; sólo espera que le abramos, de par en par, nuestros corazones: pongamos nuestro granito de arena y Él hará el resto. ¡Él sabe hacerlo!
Reunidos en torno al pesebre o participando de la Santa Misa , pidamos al Señor por nuestra Provincia y nuestra Patria, para que desaparezcan las desigualdades exasperantes, se respete la vida en todas sus etapas, se consolide la famili a, se valore el trabajo como participación de la acción creadora de Dios, se apueste a una educación seria, integral y al alcance de todos y que cada uno de los que pisamos este suelo nos conduzcamos como auténticos ciudadanos, construyendo una sociedad más justa y solidaria, articulada en todos sus estamentos por un sincero y respetuoso diálogo, único camino de sociabilización y progreso.
Por último, quiero saludar de un modo particular a todos los enfermos, ancianos y niños, deseándoles que, en esta Navidad de 2007, experimenten una fuerte presencia de Jesucristo en sus vidas. Comprometo una especial oración por todos Uds.
Con la certeza de que a todos nos ama Dios, los bendigo paternalmente.

(Se ha leido 150 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017