Catamarca
Jueves 29 de Septiembre de 2022
Buscar:

Tomó posesión el nuevo párroco del Corazón de Jesús

En la lluviosa jornada del sábado, la comunidad del Sagrado Corazón de Jesús recibió con mucha alegría al nuevo párroco, el Pbro. Juan Néstor Olmos, quien actualmente se desempeña como Secretario Canciller de la Curia Diocesana.
(DIARIOC, 22/02/2011) La toma de posesión se llevó a cabo durante la celebración eucarística presidida
por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanč, y concelebrada por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino; el Rector del Santuario y Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, Pbro. José Antonio Díaz; y sacerdotes del clero catamarqueño.

Participaron de este acontecimiento, el Señor Gobernador, Ing. Eduardo Brizuela del Moral; el Señor Intendente de San Fernando del Valle de Catamarca, Dr.
Ricardo Gaspar Guzmán; los ministros de Hacienda, CPN Mamerto Acuña; de Educación, Lic. Mario Perna; de Desarrollo Social, Dr. José Vega; la Presidenta Provisoria del Senado, Lic. Marta Grimaux; la senadora nacional, Prof. Blanca Monllau, y la diputada nacional Mariana Veaute, entre otras autoridades.

El nuevo templo ubicado frente a la plaza 25 de Agosto, fue colmado por una gran cantidad de fieles, entre ellos miembros de movimientos e instituciones eclesiales de esa extensa jurisdicción parroquial del sur de Capital; como
también de San Isidro Labrador, en Valle Viejo, donde brindó anteriormente su servicio sacerdotal; además de familiares y amigos.

En el inicio de la ceremonia, el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, dio lectura al decreto mediante el cual fue designado Párroco Emérito, el Pbro. Gerardo Denett, quien guió espiritualmente a esa comunidad parroquial por más de 17 años. Fue un momento muy emotivo, acompañado por calurosos aplausos.
Luego hizo lo propio con el instrumento episcopal que designa al Pbro. Juan
Néstor Olmos como nuevo párroco.

Durante su homilía, Mons. Luis Urbanč destacó que “la misión del Padre Juan Olmos será ayudarlos a ser santos. El sacerdote está para que nos reconciliemos con Dios y con nuestros hermanos”. Es por eso que “los confío al cuidado del Padre Olmos”, para “inspirar a las instituciones el amor de Dios, la misericordia que necesitamos para ser santos”, expresó.

En otro tramo de su predicación, dijo que la Misión Diocesana Permanente tiene
como lema “De habitantes a ciudadanos”, indicando que debemos “ser ciudadanos comprometidos en nuestra Ciudad, en nuestra Provincia y en nuestra Patria”.

También exhortó a sumar para trabajar juntos, yendo al “encuentro de los hermanos que están sufriendo, con una fe viva; con nuestro compromiso serio y tenaz, para que podamos ir transformando la sociedad con la ayuda de Dios”.


Posteriormente, el Padre Olmos realizó la profesión de fe y el juramento de fidelidad, comprometiéndose a cumplir las obligaciones a las que está comprometido con la Iglesia a la que fue llamado a prestar este servicio.

En el momento del ofertorio, las comunidades de la parroquia, acompañadas por las imágenes de sus Santos Patronos: San Cayetano y Divino Niño, se ofrecieron para trabajar en comunión con su nuevo pastor.
Los miembros de los grupos e instituciones parroquiales llevaron su ofrenda como
signo de compromiso con la evangelización que llevarán a cabo unidos cordialmente al párroco. En tanto que los hermanos de la Parroquia San Isidro Labrador ofrecieron sus dones como muestra de agradecimiento por la tarea
compartida junto al Padre Juan.

También se acercaron los Santos Oleos, que luego el Señor Obispo entregó al nuevo párroco para la administración de los sacramentos; y el pan y el vino.

“Quiero caminar con ustedes”

A su turno, el Padre Olmos agradeció el acompañamiento de todos los presentes en la celebración, indicando que “la mística en la cual voy a centrar mi pastoreo será ir al Corazón de Jesús. Y quiero poner en él a nuestro querido Padre Mario Gerardo Denett. Ustedes saben que él hoy nos está acompañando postrado en su
cama, soportando una dura enfermedad”. Y “lo vamos a acompañar”.

Al dirigirse a los fieles de la parroquia de San Isidro, dijo: “Fui muy feliz entre ustedes, me ayudaron a crecer en estos últimos años como párroco”.
Sobre su nuevo destino, manifestó: “De esta parroquia que comienzo a caminar no conozco nada, y los necesito a todos. Ustedes llevan muchos años trabajando, espérenme, ténganme paciencia, quiero caminar con ustedes. Vengo con un corazón bien dispuesto. Quiero caminar con ustedes para ir formando mi vida de sacerdote. Estoy feliz de estar aquí”.

Por su parte, la señora Gladys Conti recordó al Padre Denett, quien -dijo- pidió a los fieles que acompañen al nuevo párroco. “Hay personas que dejan huellas en la gente y una de ellas es el Padre Denett”, enfatizó.
Antes de la bendición final, el Obispo Diocesano bendijo el nuevo mobiliario.

Finalizada la Santa Misa, el flamante párroco recibió el saludo de los presentes y compartió un brindis fraterno preparado por toda la comunidad.

(Se ha leido 331 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook