Catamarca
Jueves 04 de Marzo de 2021
Buscar:

TUCUMÁN

Una niña quedó en grave estado por una golpiza

La Policía aprehendió al padrastro de la víctima, pero este asegura que la menor fue salvajemente agredida por dos asaltantes. La pequeña, de cuatro años, resultó con muerte cerebral. "Al parecer, tiene hematomas anteriores", dijo su madre.
(DIARIOC, 04/02/2011) Dicen en el Hospital de Niños que el hombre entró a la guardia con la pequeña en brazos, ya desvanecida, y comenzó a pedir ayuda a los gritos. "¡Nos acaban de asaltar! ¡Hagan algo, por favor!", exclamaba.

La criatura estaba sufriendo un paro respiratorio. Los médicos, con esfuerzo, lograron estabilizar sus signos vitales. Pero el diagnóstico posterior fue crítico: la niña tiene muerte cerebral, y si respira es gracias a un aparato que está ubicado junto a su cama, en la sala de terapia intensiva.

Su padrastro, el hombre que la había llevado, estaba sumamente nervioso. Insistía en señalar a dos violentos ladrones. Pero los médicos no demoraron en darse cuenta de que algo extraño había en su versión. "La menor tiene lesiones a la altura de la costilla y a la altura del pie de días anteriores", indica un informe oficial. Por estos y otros indicios, los investigadores creen que la pequeña fue víctima de una terrible paliza en su casa. Y el principal sospechoso es el concubino de su madre.

El muchacho ya fue aprehendido por la Policía, e insistió en su versión del robo al mediodía ante la fiscala Adriana Giannoni.

Por su parte, la mamá de la víctima, de 21 años, aseguró se enteró del terrible episodio mientras estaba trabajando en un call center. "Lo único que me había dicho mi hija, antes de Navidad, era que se había caído de la bañera, porque tenía la rejilla marcada. Y el día anterior que ha pasado esto (sic) unos vecinos dicen que se ha caído; tenía un moretoncito en el pie", comentó la joven, consternada.

A las 13 del miércoles, la víctima entró al hospital en brazos de su padrastro. Minutos antes, según le señaló el hombre a la Policía y a la fiscala Giannoni, dos hombres habían intentado asaltarlo a él en su casa de barrio Los Lapachos, cerca del parque Guillermina. "Esto fue un hecho de inseguridad. El dijo que estaba con la hija de su pareja y con su otro bebé cuando entraron a robarles. Pudo enfrentarse a uno de los ladrones, pero el otro golpeó a la menor", señaló el defensor del muchacho, Ariel Lescano.

Pero el primer informe que realizaron los médicos del hospital no parece coincidir con esta versión. "Los signos eran un traumatismo de cráneo severo, así como lesiones múltiples, excoriaciones y hematomas en diversas partes del cuerpo. Esto hacía sospechar de la posibilidad de un caso de maltrato infantil, y por eso se hizo la denuncia", señaló Oscar Hilal, subdirector del centro médico.

Los expertos aseguran que el estado de salud de la criatura es reservado. Y su madre ya escuchó esto de boca de los expertos. "Lo que me han comentado es que está con heridas graves en la cabeza, y tiene hematomas en el cuerpo; al parecer, tiene hematomas anteriores", comentó la joven, dolida. Y luego detalló que no estaba en casa cuando ocurrió el terrible episodio. "Me fueron a buscar al trabajo, y me dijeron que lo vieron a él con la nena en brazos", indicó.

En busca de pruebas

Personal de la seccional 3ª, a cargo de los comisarios José Luis Pérez y Antonio Quinteros, y luego de la División Homicidios, al mando de los comisarios Hugo Cabeza, Miguel Gómez y Raúl Ferreira, comenzó a trabajar en el caso. En las próximas horas, si la jueza Mirta Lenis de Vera los autoriza, los policías realizarán un allanamiento en la casa y buscarán elementos que inclinen la balanza hacia uno u otro lado.

De todas formas, la abuela de la víctima ya dio su testimonio ante los oficiales. "Sollozando, decía que el concubino de su hija maltrataba a la niña", indica el parte policial.

El sospechoso salió en octubre del penal de Villa Urquiza, donde estuvo preso más de un año por una causa sobre abuso sexual, detalló Lescano. "Pero al primer día de juicio, la fiscalía y nosotros solicitamos la absolución, que fue otorgada. En aquel caso, nadie creía en su versión. Curiosamente, ahora se da todo esto", dijo.

La madre de la niña, en tanto, se quedó en una sala de espera del hospital. Ahora, lo único que puede hacer es rezar.

Fuente: lagaceta.com.ar

(Se ha leido 131 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: