Buscar:

SOCIEDAD

Viedma ofrece una experiencia de navegación por el río Negro

Un paseo en catamarán por los canales que forma el caudaloso río Negro entre las numerosas islas vecinas a Viedma, permite a vecinos y turistas observar la fauna y flora autóctona, sus cultivos, el casco antiguo de la vecina Carmen de Patagones y el puente histórico entre ambas ciudades.
(DIARIOC, 28/01/2011)La fascinante experiencia de remontar el Negro entre esas islas de frondosa forestación se realizan en la nave de nombre mapuche `Currú Leuvu`, propiedad de la municipalidad viedmense bajo concesión privada.

El paseo se inicia desde el pontón flotante de Viedma, con la observación de los dos imponentes puentes que cruzan sobre el río, para unir esta capital con Carmen de Patagones, la más sureña ciudad bonaerense.

El más llamativo de estos viaductos, que cumplirá en diciembre próximo 80 años, es una estructura construida totalmente en hierro, con un brazo levadizo que otrora permitía el paso de barcos de importante arboladura.

Más allá, aguas arriba, se ubica el puente bautizado como Basilio Villarino, primer navegante español que reconoció el curso fluvial en 1781, realizado en hormigón armado a fines de la década de 1980.

Después la nave avanza entre las islas, bajo la segura conducción de su timonel Fernando `Nando` Campisi, que se encarga de realizar oportunos comentarios sobre la riqueza de la fauna de la región.

Patos y gansos silvestres, gallaretas, biguás, benteveos, calandrias, cotorras, loros, zorzales, bandurrias y golondrinas saludan el paso del confortable barco de excursión.

Por allí y por allá aparecen veleros, canoas, y tablas de windsurf, como demostración de la intensa actividad náutica deportiva que se practica en las aguas del Negro.

Desde del río es posible asomarse al interior de las islas, algunas en plena producción de riquísimos duraznos y ciruelas, que se pueden adquirir en la feria de Viedma; otras están abandonadas, tras el alejamiento de sus moradores, por distintos motivos.

Campisi, conocedor del ámbito fluvial norpatagónico, explica que “las islas tuvieron mucha actividad hasta los años 60; después, los costos de explotación aumentaron y dejaron de ser rentables”.

El timonel admite que la instalación de un `recreo`, con un muelle que le permita al Catamarán un atraque seguro, es una asignatura pendiente en materia de explotación turística.

Un grupo de jóvenes saluda desde la costa de una de las islas y Nando comenta se trata de los chicos de Kuru-Huapi, en la Isla Negra, “una comunidad que vive en contacto con la naturaleza, producen hierbas aromáticas y las venden en Viedma”.

En el recorrido de regreso, el barco turístico se acerca a la ribera de Patagones, que cuenta con una serie de balnearios muy concurridos, al pie de la barda que marca claramente el límite norte del valle inferior del río Negro.

En ese tramo se observa la presencia vigilante de una embarcación de patrulla de la Prefectura Naval, dependiente de su apostadero en Carmen de Patagones.

La función del personal de la fuerza de seguridad náutica es verificar que quienes arrojan a las aguas sus gomones y lanchas con motor fuera de borda, o los veloces jet-ski, cuenten con la documentación y medios de seguridad obligatorios.

Desde la base del moderno puente carretero se divisan las torres del casco histórico de Patagones: la pequeña, del antiguo fuerte, y las dos muy altas, del templo parroquial.

La pintoresca población de aire colonial, que parece colgar de la barranca, es una postal irresistible para los amantes de la fotografía.

Por último, el Catamarán vuelve al amarre en el pontón flotante de Viedma, cuyo cartel señala el nombre, “Antonio Pelle”, y Campisi aprovecha para dejarle al visitante su última enseñanza.

”Fue un hombre notable por su oficio, era carpintero naval y constructor de botes; pero fundamentalmente lo recordamos porque entre los años 40 y 60 formó varias generaciones de timoneles y navegantes del río”, acota el atento guía y capitán.

Los paseos parten de jueves a domingo a las 17 para una excursión de una hora y media de navegación, con una tarifa de 35 pesos para los mayores y 15 para los menores.

Por Carlos Espinosa(Telam)

(Se ha leido 162 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017