Buscar:

Rehenes-La Plata

Ladrón tomo 7 rehenes y se entrego convencido por padre

La Plata, 21 de julio (Télam).- Un delincuente armado asaltó hoy una panadería de La Plata, durante casi dos horas mantuvo como rehenes a tres empleados y cuatro ocasionales clientes, y se entregó a los investigadores convecido por su padre, informaron fuentes policiales.
La Plata, 21 de julio (Télam).- Un delincuente armado asaltó hoy una panadería de La Plata, durante casi dos horas mantuvo como rehenes a tres empleados y cuatro ocasionales clientes, y se entregó a los investigadores convecido por su padre, informaron fuentes policiales.

El caso ocurrió a las 9, en la panadería Le Bon Pain, ubicada en la esquina de 13 y 32, de La Plata, uno de los accesos a la capital provincial, cuando dos empleadas, un panadero y un facturero trabajaban en el comercio, precisó el jefe de la Departamental de La Plata, Carlos Belén.
Natalia Bertuya, empleada del lugar, atendía a un ocasional cliente, mientras otros tres aguardaban su turno, cuando irrumpieron en el local un hombre y una mujer.
El hombre, identificado como Luis Díaz, de 22 años, extrajo dos armas de fuego y advirtió sus intenciones de robo; en tanto la mujer que lo acompañaba quedó como "campana" en la puerta del local, desde donde también controlaba la vista por tres amplias paredes vidriadas de comercio.
Un panadero, cuya identidad no fue proporcionada y que trabajaba en la parte trasera del local, advirtió el robo y logró escapar sin ser visto, por lo que pudo alertar al Comando de Patrullas de La Plata sobre el asalto.
Al llegar un patrullero al cruce de 13 y 32, los policías observaron que escapaba la asaltante que actuaba de "campana", cuya identidad no fue proporcionada, por lo que la detuvieron.
En tanto, el delincuente ante la presencia policial, se atrincheró en el local y tomó como rehenes a Bertuya y al facturero Raimundo Ruíz, en tanto la empleada Betina Maldonado, que estaba en el baño fue encerrada en esa dependencia.
Una señora de alrededor de 40 años y su pareja, un hombre de 55 años, cuyas identidades no fueron proporcionadas, y que eran ocasionales clientes, también fueron tomados como rehenes.
Otro dos clientes fueron encerrados en una habitación ubicada en los fondos de la panadería.
De inmediato se desplegó un operativo policial en el lugar, al que fueron convocados integrantes del Grupo Halcón y del equipo especial de negociadores.
El comisario Belén explicó que "rápidamente se inició un diálogo con el delincuente, quien expresó que temía por su vida si se entregaba, que tenía miedo a la policía y pidió la presencia del fiscal y del juez".
El fiscal Marcelo Martini y el juez de Garantías, Néstor de Aspro, llegaron en pocos minutos al lugar e iniciaron un diálogo con el delincuente, a fin de convencerlo para que deponga su actitud.
"El asaltante, a pesar de la presencia del fiscal y el juez, tenía dudas, y en todo momento apuntaba a los rehenes e incluso llegó a apuntar al fiscal, pidiendo la presencia de sus padres", relató Belén.
Rápidamente la policía fue a buscar a los padres del delincuente a la villa de emergencia "La Favela" donde habitan, y cuando estos llegaron hablaron con su hijo a través de un teléfono celular.
Durante más de 10 minutos habló la madre del delincuente, pero no logró convencerlo, por lo que tomó el teléfono el padre quien con tono enérgico y casi a los gritos le pidió que se entregara.
Mientras se negociaba la entrega, integrantes del Grupo Halcón lograron ingresar por la parte trasera del local y pudieron liberar a dos rehenes que estaban encerrados en la habitación.
Belén confió a Télam que "en un momento llegamos estar a un metro del delincuente pero no se intentó una irrupción por temor a que atentara contra las vidas de los restantes rehenes, entonces se priorizó la negociación".
Finalmente a las 10.45, el padre del delincuente pudo acercarse a la puerta de acceso del local, y logró que su hijo le permitiera entrar, para luego entregarse.
Los más de 50 policías que participaban del cordón de seguridad desplegado por la Departamental de La Plata atemorizaba aún al delincuente, quien salió del local abrazado por su padre y por el fiscal Martini.
Díaz fue trasladado a la comisaría segunda de La Plata, al igual que su cómplice; en tanto dos de los clientes fueron trasladados en ambulancia al hospital Gutiérrez, debido al estado de shock nervioso que padecían.
Familiares de los rehenes llegaron al lugar y fuera de sí, comenzaron a reclamar penas más duras para los asaltanets e inclusive la pena de muerte.
Belén dijo que el ministro de Seguridad y Justicia, Juan Pablo Cafiero, "estuvo en todo momento en comunicación y se preocupó por el estado de salud de los rehenes".
"La directiva del ministro fue que garantizaramos la integridad física de los rehenes", aseguró. (Télam).

(Se ha leido 113 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017