Buscar:

Secuestro express en Castelar: los liberan tras pagar $4.000 de rescate en la puerta de su casa

Maximiliano Hock y su primo Jorge fueron abordados cuando se trasladaban con su auto por Acceso Oeste y fueron obligados a subir a otro vehículo. Los captores pasaron por su vivienda para cobrar el rescate. "Me dijeron que si no pagaba lo iban a matar", dijo su padre en Radio 10 y C5N
(DIARIOC, 05/01/2011) Dos jóvenes sufrieron un secuestro express cuando se trasladaban por Castelar, en el partido bonaerense de Morón, y fueron liberados luego de tres horas, luego de que su familia pagara 4.000 pesos.

Maximiliano Hock y su primo Jorge, ambos de 23 años, fueron sorprendidos por al cinco delincuentes fuertemente armados que les chocaron el auto cuando iban por la colectora de Autopista Acceso Oeste y la calle Santa Rosa, y los obligaron a subir a otro vehículo, un Peugeot 206, mientras les pegaban culatazos con un arma.

Tres de los captores se subieron al Volkswagen Bora de los chicos, mientras los otros dos los seguían, contó Silvina, madre de Maximiliano, quien remarcó que estaban angustiados cuando se enteraron que los delincuentes iban a ir a su vivienda cuando tenían visitas.

"Mi hijo estaba golpeado, le pegaron con el revólver en la cabeza y le dieron dos puntos de sutura. A mi sobrino le tiraban del pelo y le dieron cachetazos", explicó la mujer por C5N y añadió que los captores "tendrían 20 años y el que parecía el jefe, unos 26".

Los captores llamaron a la casa del joven y pidieron esa suma para liberarlo, según confirmó su padre, Alejandro, a Radio 10.

"Se comunican con mi señora y ella me pasa a mí. En eso me dicen que era un secuestro, que no avisara nada a la Policía, porque sino lo iban a matar", relató el hombre, quien agregó que es "hipertenso" y con esa situación que vivió le había subido la presión demasiado.

Alejandro explicó que los delincuentes fueron a cobrar el dinero a la puerta de su casa y el encargado de entregarlo fue su hijo mayor, a quien los secuestradores obligaron a que "se quitara la remera y los acompañara" unos metros más adelante.

Asimismo, indicó que "no podía avisar a la Policía" porque corría peligro la vida del joven y agregó que "cualquier padre" hubiera hecho lo mismo.

"Me tocó en carne propia y no quiero que le toque a otro argentino más", precisó este señor, quien añadió que la pesadilla que vivió Maximiliano se prolongó desde "las 22:30 hasta la 1:30". (Infobae)

(Se ha leido 73 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017