Catamarca
Sabado 24 de Julio de 2021
Buscar:

GRAN FIESTA EN MADRID

El fútbol le rinde homenaje a "la Saeta rubia"

Joseph Blatter, Michel Platini y grandes astros participarán de la fiesta en honor del argentino Alfredo Di Stéfano, por lo mucho que le dio al fútbol. Tras comenzar en River y pasar por Huracán y Millonarios de Colombia, fue gran figura del Real Madrid y la selección española.
(DIARIOC, 17/02/2008) El mundo del fútbol, encabezado por los presidentes de la FIFA, Joseph Blatter, y de la UEFA, Michel Platini, homenajeará este domingo al argentino Alfredo Di Stéfano por lo mucho que dio ’La Saeta rubia’ a este deporte.

Según na amplia nota que difunde el diario Marca, el homenaje comenzará en el Bernabéu, donde recibirá el premio ’Presidente UEFA’ y proseguirá con la inauguración de una exposición en homenaje a su figura, que estará abierta al público a partir de la próxima semana, que incluye imágenes inéditas de la vida del genial futbolista y las camisetas que lució a lo largo de su carrera, así como trofeos, distinciones y objetos personales.

Posteriormente, en la Ciudad Deportiva del Real Madrid, se inaugurará la estatua que realizó el artista Pedro Montes, en la que aparece Di Stefano festejando un gol. Esta monumental escultura será colocada en la entrada del Estadio Alfredo Di Stéfano, escenario de los encuentros del Real Madrid Castilla.

Antes de descubrir el resultado del trabajo de Montes, todos los asistentes podrán ver una semblanza del Presidente de Honor de la entidad blanca a través de varios vídeos en que han quedado registrados los mejores momentos personales y deportivos de la ’saeta rubia’.

Junto a Blatter y Platini, está previsto que acudan al homenaje, entre otras, figuras de su época, como el portugués Eusebio, los franceses Raymond Kopa y Just Fontaine o el inglés Bobby Charlton, representantes de todos los clubes en los que jugó y de la Liga española.

El hombre que definió la revolución en el fútbol venía de una larga peripecia en el fútbol. Nacido en el barrio bonaerense de Barracas, Alfredo Di Stéfano se labró un buen prestigio en las categorías inferiores de River.

Tras un breve paso por Huracán, Di Stéfano regresó a River, donde se convirtió en un goleador implacable. Pero la huelga de futbolistas alteró vidas y carreras. Di Stéfano fichó por el Millonarios de Bogotá.
Con Millonarios visitó Madrid en 1952 y deslumbró a Bernabéu.

El pase se convirtió en prioritario para el Real Madrid y Barcelona. El caso era complejo. River Plate y Millonarios mantenían los derechos sobre el jugador. Uno era el club de origen. El otro le tenía en nómina, pero sus derechos caducaban el 31 de diciembre de 1954.

El Barça negoció con el club argentino. El Madrid envió a Raimundo Saporta, a Bogotá y cerró su traspaso por 23.000 dólares.

Los derechos sobre Di Stéfano volvían a ser dobles. Real Madrid y Barcelona se avinieron a una mediación. La llevó Armando Muñoz Calero, delegado en la FIFA. Decidió que, durante cuatro años, Di Stéfano jugara alternativamente en cada equipo.

Disputaría la primera temporada (1953-54) con el Real Madrid. La siguiente con el Barça, cuyo interés por el jugador decreció tras conocerse la recuperación de Kubala y cedió todos sus derechos al Madrid a cambio de una compensación económica.

A Di Stéfano se debe la regeneración de un equipo que vivía años difíciles. En las 12 Ligas que siguieron a la Guerra Civil, el Barça ganó cinco y el Atlético cuatro. Sevilla, Athletic y Valencia se repartieron el resto. Al sueño de Bernabéu, que había levantado el nuevo Chamartín en 1947 para convertirse en el primer club de España, le faltaba el éxito del equipo.

Con 27 años, Di Stéfano tuvo tiempo de llevar al Madrid a la cima. Aquel futbolista incansable era el mejor en todas las zonas del campo.

Pero el mito del Di Stéfano infatigable explica mal su trascendencia. No se le puede explicar por partes porque era un compendio de grandes cualidades: veloz, resistente, dinámico, ingenioso, combativo, gran pasador, cabeceador, goleador y líder carismático.

En su primera temporada, el Real Madrid ganó la Liga. Con Di Stéfano conquistó siete más. Quizá la segunda fue más importante que ninguna otra: le dio derecho a disputar la primera Copa de Europa. "Esa copita", suele comentar Di Stéfano, "nos cambió la vida".

El efecto Di Stéfano encontró su mejor altavoz en la Copa de Europa. El Madrid ganó cinco ediciones desde 1956. Europa se rindió ante el jugador que sacó al fútbol de la foto fija y lo transformó en cinemascope.

Quienes coincidieron con él no dudan que fue el mejor. En realidad, Di Stéfano dejó para los sucesivos astros, de Pelé a Maradona, la discusión sobre cuestiones relativamente menores como la destreza.(Telam)

(Se ha leido 233 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: