Catamarca
Viernes 30 de Octubre de 2020
Buscar:

Por Leonardo Coscia

La fertilidad masculina disminuye con la edad

A diferencia de las mujeres, donde “el reloj biológico” dice basta; en los hombres empieza a funcionar en “menor medida”. Diversos estudios confirman que con la edad disminuye la fertilidad masculina.
(DIARIOC, 05/09/2010) Es un hecho conocido que la capacidad reproductiva en las mujeres decae con el paso de los años y que finalmente llega la menopausia (entre los 40 y 50). La difusión de casos como el ex senador de los EE.UU, James Strom Thurmond, que tuvo cuatro hijos entre los 69 y 74 años, sería un ejemplo de que no sucede lo mismo en el hombre, que conservaría en general su fertilidad hasta una edad avanzada.

Sin embargo, diversos estudios sostienen que mientras en ellas el reloj biológico dice basta, en ellos se comporta como si tuviera poca batería, lo que se traduce en alteraciones de la fertilidad.

“Estos nuevos descubrimientos ayudan a dilucidar algunos ítems difíciles de entender como lo que sucede con hombres que son claramente fértiles cuando son jóvenes pero más tarde desarrollan una severa oligospermia (conteo bajo de esperma), y no pueden lograr el embarazo con una joven esposa”, analiza Pablo Dédola, especialista en urología, integrante de Fecunditas, Instituto de Medicina Reproductiva.

"Ya en 1984 un estudio midió la producción espermática comparando dos grupos, uno integrado por hombres de entre 21 y 50 años y otro cuyas edades iban desde los 51 hasta los 80 años. Como era de esperar, la producción espermática diaria de los hombres del grupo de mayor edad representaba un 30 por ciento menos que la de los más jóvenes, lo que si bien no era suficiente para volverlos estériles, los colocaba en desventaja", expresó Dédola.

Y destacó: “Sin embargo, en aquellos hombres que en su juventud están en el borde más bajo de la fecundidad, una reducción significativa en la producción de esperma podría dar lugar a infertilidad o esterilidad severa en una edad más avanzada”.

Sin lugar a dudas estas alteraciones que aparecen con la edad, quedan más de manifiesto desde la aparición del Sildenafil (Viagra) que prolongó la vida sexual de los hombres y la posibilidad de tener parejas más jóvenes y más hijos. Y algunos de estos hombres que en el pasado tenían 2 o 3 hijos, ahora se les dificulta.

La andropausia o envejecimiento hormonal masculino, marcado fundamentalmente por el descenso de la testosterona, fue señalado como una de las posibles causas. Pero, "el reemplazo de esta hormona no se tradujo en una mejora de la calidad espermática", sostuvo Dédola.

En síntesis, así como en las mujeres la presencia del ciclo menstrual no es sinónimo de fertilidad, en los hombres una vida sexual activa y plena tampoco. El paso de los años en el hombre puede colocar en situación de infertilidad incluso a aquellos que en la juventud tuvieron hijos.

Quienes se encuentran en el grupo creciente de hombres mayores que vuelven a formar pareja con mujeres jóvenes, tienen en la reproducción asistida una herramienta para concretar el deseo de tener hijos. Desde la aparición del ICSI (Inyección intracitoplasmática de un espermatozoide en un óvulo), una gran mayoría de los problemas masculinos para concebir son revertibles (ver ICSI).

“Aunque recientes estudios relacionan que con la edad disminuye la fertilidad masculina y la espermatogénesis (el mecanismo encargado de la producción de espermatozoides); aún hacen falta múltiples trabajos como para determinar porqué baja la calidad espermática. Pero a diferencia de las mujeres donde “el reloj biológico” dice basta, acá solamente empieza a funcionar en menor medida”, concluye Pablo Dédola, especialista en urología, integrante de Fecunditas, Instituto de Medicina Reproductiva.

Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI)
Esta técnica ha abierto una importante posibilidad terapéutica especialmente para la esterilidad de origen masculino. La ventaja de la ICSI es que solamente se necesita un espermatozoide apto para lograr una fecundación. Se usa cuando el hombre produce poca cantidad de espermatozoides o cuando los mismos tienen dificultad para penetrar al óvulo.

También se lo utiliza cuando los espermatozoides son obtenidos mediante un procedimiento que los aspira del conducto deferente, epídimo o testículo. En casos muy severos, en los cuales no se hallan espermatozoides, pueden inyectarse espermátides.

Además es una alternativa para aquellas parejas que no lograron un embarazo con la Fertilización in Vitro y en casos de esterilidad sin causa aparente (ESCA)

(Se ha leido 228 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: