Catamarca
Miercoles 11 de Diciembre de 2019
Buscar:

Las grandes contraindicaciones de la obesidad

Por la Dra. Virginia Busnelli (MN 110351), Médica especialista en Nutrición. Directora Médica de CRENYF
(30/10/2019) La obesidad es una enfermedad crónica generada por múltiples causas que afecta, no solo lo estético de los pacientes, sino también que genera un desequilibrio neurológico, inmunológico, metabólico y psicosocial.

Es de carácter inflamatorio y produce aumento de tejido graso no solo abdominal, sino en la mayoría de los órganos asociándose a muchas otras enfermedades como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Con esto se explica que la teoría del balance energético que refuerza la idea de que engordamos porque comemos mucho y nos movemos poco, la describe pero no explica lo que está sucediendo con ésta enfermedad de tan complejo manejo donde la primer gran contradicción es disparar injustamente contra la víctima, culpabilizándolo.

Debemos dejar en claro que la obesidad NO es falta de voluntad, debilidad del carácter, pereza ni gula. Estigmatizar de ésta manera a un paciente enfermo es realmente desconocer absolutamente la fisiopatología de esta enfermedad. Es así que las personas que la padecen sienten culpabilidad sometiéndose continuamente a tratamientos mágicos inadecuados, carentes de evidencia de eficacia a largo plazo.

La segunda gran contradicción que vivimos en nuestro país es que muchas personas, incluso profesionales de la salud niegan a la obesidad como enfermedad cuando numerosas instituciones referentes de salud a nivel mundial (Organización Mundial de la Salud, Clasificación Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud, Federación Mundial de Obesidad, Asociación Médica Americana, Asociación Americana de Endocrinología) ya la han reconocido. Mientras las cifras de prevalencia de sobrepeso y obesidad crecen sin control en la Argentina, ésta enfermedad es desestimada e ignorada por la mayor parte de los agentes de salud y por ende es inadecuadamente abordada.

Según datos de INDEC; Secretaria de Salud de la Nación 2019, 6 de cada 10 individuos presentan en Argentina sobrepeso y Obesidad. Desde el 2015 al 2018 según datos de la 4° Encuesta de Factores de Riesgo, el incremento de su prevalencia ha sido del 74%  e informa que el 61, 6 % de los Argentinos padecen exceso de peso ( 25,4 %: Obesidad y el 36,2 %: sobrepeso). De ésta manera nos enfrentamos a la tercer gran contradicción, mientras en el mundo entero reconoce la epidemia de obesidad y se posiciona como un verdadero desafío para la salud pública, en nuestro país sigue siendo ignorada por los sucesivos gobiernos, por los sistemas de salud y subestimada por la comunidad médica que la niega como enfermedad considerándola un mero desorden estético o de fuerza de voluntad controlable.

El tratamiento de un paciente obeso es complejo, largo y su abordaje requiere el trabajo inter y multidisciplinario de varios actores de salud capacitados para el tratamiento de esta enfermedad que claramente no es “hacer dieta”. Aquí surge la cuarta gran contradicción, mientras que las universidades de nuestro país educan profesionales para el desarrollo específico en ésta área como los Licenciados en Nutrición y los médicos especialistas en Nutrición, pareciera que cualquiera tiene derecho a emitir mensajes acerca de nutrición y hasta hacer planes alimentarios vía mail, whatsapp o usando a las redes sociales de intermediarias.

El intrusismo aquí ya no es juzgado y hasta se ha naturalizado. Por lo tanto la voz cantante en nuestro país no la llevamos los médicos que nos dedicamos años a estudiar y atender pacientes sino que probablemente el mensaje que llegue a la gente es el de la modelo que bajó 20 kilos en un mes, de la periodista de moda, de la bloggera más popular o del que más dinero invierta en publicidad de su producto en un canal de televisión.

El paciente debe lograr empoderarse para empezar a cambiar, es un camino muy difícil de recorrer solo y es importante recalcar que los resultados exitosos obtenidos en cada sesión, nada tienen que ver con un número en la balanza.

Lamentablemente la obesidad se convirtió en un negocio para muchos que empezaron a “vender distintos tipos de opciones maravillosas para bajar de peso” a un costo altísimo, por ejemplo chicles, comidas en caja tipo polvos para preparar, dietas basadas en jugos, chips subcutáneos, parches, batidos que reemplazan la comida, viandas de todo tipo, dietas de 700 calorías sin carbohidratos acompañadas de grupos diarios en los que se culpabiliza al paciente enfermo, el bendito polvo mágico que colocándolo por encima de las comidas, te permite comer cosas deseadas y prohibidas sin absorberlas y hasta libros que te brindarían la solución escritos por alguien que pudo popularizarse aun careciendo de un título habilitante.

Esto deja en evidencia la quinta gran contradicción, seguimos percibiendo una gran cantidad de ofertas de dietas con distinto slogan cuando la evidencia científica ha demostrado que dietar a largo plazo solo produce aumento de peso y mayor descontrol alimentario.

Como podrán evaluar los pacientes con exceso de peso sufren innumerables riesgos de sumar a su enfermedad de base un trastorno de la conducta alimentaria o psiquiátrica por la difusión de mensajes masivos con fines comerciales que muy lejos están se ser un tratamiento para aumentar la expectativa de vida de los pacientes, sin embargo nos enfrentamos a un vacío legal absoluto donde no pasa nada, aun cuando uno se anuncia en los medios de publicidad con un título no existente.

La obesidad es una enfermedad que puede tener severas consecuencias en nuestro organismo por eso es nuestra responsabilidad, como profesionales formados y habilitados en el ejercicio del área de nuestra especialidad, alertar del avance de esta epidemia en nuestro país que afecta a niños, jóvenes y adultos y no distingue clase social.

Informarnos, tomar conciencia de esta preocupante problemática y recurrir a los médicos y licenciados especialistas en Nutrición que trabajamos en equipo, es el primer paso para comenzar a combatirla.

Los profesionales debemos promover la vida sana, el establecimiento de nuevos hábitos que aunque pequeños sean sostenibles en el tiempo, permitiéndonos ser felices, aceptando y venerando nuestra imagen, cuidando nuestra mente y respetando nuestro cuerpo, mediante las elecciones que hacemos diariamente que seguramente se deberán individualizar según cada caso, promoviendo la actividad física e indicando el tratamiento médico o quirúrgico correspondiente. Somos muchos los profesionales de la salud que luchamos y trabajamos diariamente por el control de ésta epidemia, aquí, en el mundo del revés.

(Se ha leido 218 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Más Noticias:

07-11-2019 La epidemia que afectará a 642 millones de personas en 2040 | 14 de noviembre: Día de lucha contra la Diabetes
29-10-2019 Los mitos alrededor de los hidratos de carbono
14-10-2019 15 de octubre - Día Mundial del Lavado de Manos | ¿Por qué es importante lavarse las manos en el trabajo?
08-10-2019 Las grandes contraindicaciones de la obesidad
08-10-2019 Autoexamen mamario: Una herramienta básica para la prevención del cáncer de mama
08-10-2019 “Las mujeres con cáncer de mama pueden vivir una vida sexual plena durante el tratamiento”
07-10-2019 Ofrece mayor estabilidad en pisada | GEL-Kayano 26 llega al país
04-10-2019 14 de octubre - Día Mundial de la Espirometría | ¿Cómo es el estudio que permite conocer el estado de los pulmones?
26-09-2019 El drama de vivir con migraña
Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: