Catamarca
Domingo 20 de Octubre de 2019
Buscar:

Destacan la política nacional en la no criminalización de las protestas sociales

Mariano Pacheco, autor de un libro sobre el militante Darío Santillán, aseguró en Córdoba que desde el 2003 el gobierno nacional lleva adelante una política no basada en la criminalización de la protesta social.
"Rescato y valoro la actitud del Poder Ejecutivo nacional, que impulsó un discurso que apunta a la no criminalización ni a la represión abierta del conflicto social", aseguró a Télam uno de los coautores de la obra "Darío Santillán: El militante que puso el cuerpo".

No obstante, el dirigente social y periodista precisó que en otras provincias, como en Córdoba, no sucede lo mismo, y también dio el ejemplo de lo sucedido con Mariano Ferreyra y en Rosario (Santa Fe), donde "tres chicos fueron asesinados en 2012 por bandas de narco amparadas por policías de la provincia".

"Córdoba es el caso paradigmático y la contracara del discurso del gobierno nacional sobre la protesta social. La prueba son el Código de Faltas, la desaparición de Facundo (Rivera Alegre, a la salida de un baile, en febrero de 2012) y la represión (contra campesinos) por conflictos sobre tierras", aseveró Pacheco.

El escritor, que esta tarde presentó el libro (escrito en coautoría con Ariel Hendler y Juan Rey) en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), destacó los avances y el "interesante proceso social" que se vive en el país desde el 2003.

"Siempre hemos leído lo que sucedió a partir de 2003 como una plasmación por parte del Estado nacional de lo que fue la lucha o la resistencia al modelo neoliberal (en los años 90) protagonizada por diferentes movimientos sociales", recalcó Pacheco.

El dirigente insistió: "El país no podría ser entendido hoy sin toda aquella lucha y sin ese enfrentamiento abierto, que tuvo sus eclosiones en Cutralcó, siguió el 20 de diciembre de 2001 y tuvo como corolario la masacre de Avellaneda (2002, en la que murieron Darío Santillán y Maximiliano Kosteki)".

Pacheco, miembro del Frente Darío Santillán, agregó: "Aquellas protestas sociales son las que posibilitaron una democracia que ha ampliado derechos. El germen es aquella resistencia contra el neoliberalismo de los años 90".

El escritor enfatizó en que hay que realizar una mirada más profunda de la de aquellos "progresistas", que ciñen los años 90 "a la pauperización y la corrupción, sin el reverso que fueron los procesos de resistencia social, que quedan ocultos".

"Libros como este, sobre la lucha de Darío, son un grano de arena en esa batalla. Son un aporte a la reconstrucción de la memoria histórica de nuestro pueblo, en el momento de la autoafirmación de su propia experiencia. La masacre de Avellaneda marca el límite y la respuesta del pueblo, que dijo no a la represión autoritaria y abierta del modelo neoliberal", subrayó Pacheco.

Mirando hacia adelante, el dirigente puntualizó: "los desafíos que tiene ahora nuestra democracia son los que tienen que ver con profundizar las mejoras de todos estos años, en materia de condiciones laborales de los trabajadores".

"Hay que posibilitar que los laburantes (sic) mejoren y sean protagonistas de un proceso que garantice más y más su participación, que cancele la precarización laboral y que posibilite que estén más agremiados, para que puedan pujar por sus condiciones de vida", expresó el joven escritor.

Respecto de la génesis del libro, Pacheco explicó que fue publicado el año pasado, en el marco de los diez años de los asesinatos de Darío Santillán y de Maximiliano Kosteki, por parte de miembros de la Policía bonaerense, como "una herramienta en la batalla por la memoria, la justicia, contra la impunidad y a favor de los derechos".

En la misma dirección, el escritor enfatizó que, más allá del juicio y de las condenas a "prisión perpetua contra (Alfredo) Fanchiotti y (el cabo Alejandro) Acosta", lo que quedó "como deuda son las responsabilidades políticas desde (Eduardo) Duhalde, primer responsable de la masacre, hacia abajo".

"Toda la primera línea del gobierno de Duhalde estuvo directamente involucrada en el operativo (de represión), sobre todo en función de la coordinación con la Side. Basta con revisar las declaraciones públicas durante los días previos a la masacre de Avellaneda: ya daban cuenta de la intención de colocar a los movimientos sociales como fuerzas beligerantes", dijo Pacheco.

Finalmente, el dirigente subrayó: "la discusión sobre la legalidad de la protesta social con los niveles de desocupación y de hambre que había entonces era insostenible, como también el pretender poner el derecho al tránsito (contra los piqueteros) por encima del derecho a la protesta, cuando este es el primer derecho y el que posibilita reclamar por otros"

Fuente: Télam

(Se ha leido 102 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Más Noticias:

27-09-2019 Sólo el 18% cree que Macri puede reducir la ventaja que le sacó Alberto Fernández en las PASO
15-09-2019 Proponen que el Estado no celebre concursos de belleza
02-05-2019 Denett criticó a Carrió por señalar a Catamarca como parte de una ruta de droga
10-04-2019 La senadora Blas participó de la reunión con Lavagna
09-04-2019 Secuestran ciento cuarenta y cinco vehículos en puestos camineros de Ambato, Valle Viejo, Capayán y Capital
04-04-2019 El peronismo de Paclín trabaja de cara a las elecciones
31-12-2015 "Hoy termina la guerra contra el periodismo"
28-12-2015 DECLARACIONES EN TWITTER | Aníbal Fernández: “Tienen que aparecer vivos los prófugos”
26-12-2015 Macri suspende sus vacaciones y viaja a Concordia
23-12-2015 Qué pasará con la Afsca y la Aftic tras la intervención
Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email: