Buscar:

IMPRUDENCIA - AUTOMOVILISTAS, MOTOCICLISTAS Y PEATONES NO RESPETAN LAS BARRERAS

A diario, muchos bandeños juegan con la muerte en las vías del tren

La bocina del tren es casi desde los orígenes de esta ciudad parte del ambiente, y las largas filas de vehículos en los pasos a nivel son también postales cotidianas para los bandeños.
(DIARIOC, 25/01/2011) Sin embargo, el ensordecedor ruido de la máquina aproximándose y las barreras atravesadas en las calles son para muchos casi una invitación a un juego suicida.
A diario, hay decenas de casos que se dan en los nueve pasos a nivel que existen dentro del ejido, de los cuales cinco se encuentran en el casco céntrico, con todas las medidas de seguridad: barreras, timbre y personal de control, además de la atronadora bocina de la formación.
“Hace unos meses le salvé la vida a un hombre que, borracho, se cayó sobre las vías cuando el tren ya estaba a unos metros”; “hace un ratito (ayer por la mañana) a una señora ya anciana y con bastón casi la atropella la máquina porque se mandó con la barrera baja”. Los relatos surgen espontáneamente ante la consulta del periodista a los coordinadores de tráfico de la empresa Nuevo Central Argentino (NCA), que tiene a cargo el ramal del ex ferrocarril Mitre.
Ellos son testigos de innumerables actos de imprudencia y muchas veces salvavidas de insensatos que se animan a desafiar a una formación de sesenta vagones, a la cual el maquinista no tiene chances de detener, si no a un mínimo de 200 metros de distancia. “Los colectiveros y remiseros son los peores, más aún porque llevan pasajeros, pero parece que no les importa. Después están los motociclistas y peatones”, detalló uno de los más viejos en el puesto, como si hiciera un ranking de suicidas.
Pero en época de clases, los chicos no se quedan atrás. Por evitar la tardanza en el registro de asistencia, ganarle una apuesta a un compañero, o simplemente por imprudentes, muchos se lanzan en una peligrosa carrera contra la muerte. “Gracias a Dios, hasta ahora nunca tuvimos ningún accidente, pero los chicos son terribles”, se lamentó otro de los controladores ferroviarios, quienes prefieren reservar sus identidades porque la empresa para la que trabajan no les permite brindar información si no es a través de una oficina central, que está en Rosario, Santa Fe.
Pero reconocen que el problema, más allá de las medidas de seguridad, está en la conducta de la gente. Como en las grandes ciudades, la imprudencia es moneda corriente en La Banda.
La zona céntrica de la ciudad tiene cinco cruces con todas las medidas necesarias. Están en Chacabuco y Mitre (paso a nivel norte); España y Alberdi; Além y Besares; Paseo del Siglo y Monteagudo y Besares (paso a nivel sur).
Cada uno de estos puntos es vigilado también por un circuito cerrado de televisión desde una oficina que la NCA cuenta cerca de la estación de trenes. Pero también existen otros cuatro cruces en zonas periféricas: uno en la denominada Curva de Trujillo, otro en Tabla Redonda, y otros dos en la zona norte: uno frente al club Sarmiento y otro en el barrio 25 de Mayo, además de numerosos pasos clandestinos que la gente utiliza para acortar camino.
Sin embargo, los operadores aseguran que el riesgo mayor está en la zona céntrica, donde el tránsito es más intenso y la impaciencia lleva a muchos a asumir conductas suicidas.

(Se ha leido 134 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017