Buscar:

Dos hermanas gemelas se reencontraron luego de 50 años y ahora buscan a su madre

Son María Dolores Sosa Fernández, que vive en Neuquén, y Mirta Elizabeth Santos, que reside en Moreno. Nacieron en Mina Clavero, pero fueron separadas y se criaron en familias adoptivas. Contaron a Cadena 3 que intuían sus existencias.
Marí­a Dolores y Mirta comparten en Traslasierra sus primeras vacaciones juntas
(DIARIOC, 10/01/2011) Dos gemelas, que nacieron en Mina Clavero pero fueron separadas y se criaron en familias adoptivas sin saber que tenían una hermana, se reencontraron después de 50 años y por estos días comparten en su Traslasierra natal sus primeras vacaciones juntas.

Se trata de María Dolores Sosa Fernández, que vive en Neuquén, y Mirta Elizabeth Santos, que reside en la localidad bonaerense de Moreno.

Ambas crecieron en hogares adoptivos, a los que aseguraron que aman con toda su alma y a quienes siempre les estarán agradecidos porque les deben todo lo que son en la vida.

De todos modos, siempre intuyeron la existencia de la otra y, finalmente, hace ocho meses el destino hizo que se encontraran.

Desde Mina Clavero, donde disfrutan de unas vacaciones inolvidables junto a sus familias, las dos dialogaron este lunes a la tarde con Cadena 3.

A Mirta le contaron que adoptada y su madre, antes de morir, le confirmó su sospecha de que tenía una hermana. “Me dijo que era melliza”, contó.

Sin embargo, a María Dolores sus padres adoptivos no le revelaron la verdad. “Lo pregunté muchas veces y nunca me lo confirmaron”, afirmó.

“Después de muerto mi papá -relató María Dolores-, tomé mi partida de nacimiento y pude comprobar mi sospecha: que era adoptada. Pero no pensaba encontrarme con una hermana gemela”.

Lo que ocurrió fue que Mirta, a sabiendas de que tenía una hermana, hizo público su caso en un canal de televisión nacional, para intentar dar con ella.

“En mayo de este año -dijo María Dolores-, una amiga de mi hija me dijo que salió por televisión una mujer igual a mí. Conseguimos las imágenes y era como verme a mí en televisión. Fue algo impactante”.

Luego, lograron ponerse en contacto por vía telefónica y, finalmente, llegó el ansiado abrazo.

Las dos formaron sus familias y tuvieron dos hijos cada una. Aseguran que tuvieron una vida “muy feliz” y que quieren saber si su madre biológica está viva para conocerla.

“No nos mueve el rencor ni ningún otro interés más que conocer a nuestra madre. Lo único que deseamos es saber qué fue de su vida, si fue feliz, si tuvo otros hijos...”, afirmó María Dolores.

En tanto, Mirta señaló: “No sabemos por qué nos separaron. A lo mejor, nuestra madre no nos pudo criar y quiso que tengamos una vida mejor. No nos mueve ningún rencor”.

Por último, cada una dejó una frase que revela la inefable felicidad que sienten.

“Estamos como en una luna de miel. Estamos reconociéndonos. Lo increíble es ver lo parecidos que son no sólo nuestros gestos, sino también nuestra forma de ser, de pensar, de hablar y también nuestros gustos”, dijo Mirta.

“Toda mi vida anhelé tener un hermano. Y, en algún momento, hasta inventé que tenía uno varón. Hasta cuestioné a mis padres por no haberme dado uno”, señaló María Dolores.

(Se ha leido 216 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017