Buscar:

A poco de cumplirse 5 años del atentado a las Torres Gemelas

En Argentina, 1 de cada 3 personas tienen miedo a volar

Datos de Poder Volar, compañía dedicada a mejorar la calidad de vuelo de quienes tienen esta fobia

- “La creciente demanda de medicamentos para tratamientos de ciertas fobias que se da en Argentina obedece a un fenómeno mundial de múltiples aristas”, señaló el médico Psiquiatra Claudio Plá Alem, titular de Poder Volar, compañía que se dedica a tratar el pánico a subirse a aviones.
- Los atentados del 11 de septiembre de 2001 agudizaron el miedo de millones de personas a volar en avión.
- El clonazepam (presentado bajo el nombre comercial Rivotril entre otras marcas), junto al alprazolam y al citalopram son algunas de las medicaciones utilizadas con mayor frecuencia, en ciertos pacientes que necesitan ser medicados.
- Pero es importante saber que no todos los pacientes necesitan tomar medicamentos.
- Hay otros tratamientos, efectivos en un 95% de los casos, para tratar esta fobia que se expande rápidamente, más de lo que la mayoría de la gente cree.
- Poder volar inaugurará en pocos días el primer centro de atención pre y post vuelo del mundo, en el Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires.

La polémica está instalada: en Argentina aumentó considerablemente el consumo de ansiolíticos y otros medicamentos que se aplican para el tratamiento de distinto tipo de fobias.
En nuestro país, 1 de cada 3 argentinos tienen miedo a volar.
“Es una de las fobias de mayor incremento porcentual a lo largo de los años. Es cada vez más frecuente. Los atentados del 11 de septiembre del 2001 y intensa ola de inseguridad que vive el mundo en general, afecta de sobremanera a quienes, por diversos motivos, necesitan trasladarse utilizando aviones”, señala el especialista Claudio Plá Alem.
Médico psiquiatra especializado en la fobia a los aviones, es uno de los creadores e impulsores de la compañía Poder Volar, dedicada a brindar recursos y herramientas prácticas para superar el miedo que, en miles de personas, provoca la sola idea de pensar en subirse a un avión.
Ante este panorama, Poder Volar inaugurará en días más el primer centro mundial de atención pre y post vuelo, para personas con miedo a los aviones, en el Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires. Es el primer eslabón de una serie de aperturas dentro y fuera de la Argentina.
“Es cierto que en muchos casos se hace necesario el complemento con medicación como el clonazepam (popularmente conocido por la marca Rivotril, aunque existe la misma fórmula bajo otras denominaciones); pero también es cierto que no todos los casos necesitan ser medicados”, añade el profesional.

* Dos grupos diferenciados de fóbicos a los aviones

Entre quienes presentan miedo a volar existen dos grupos diferenciados: por un lado están los que no toman ninguna medicación y son reacios a hacerlo. “Estas personas necesitan saber que algunos medicamentos específicos, siempre bajo receta y control del profesional médico, pueden requerirse para complementar el trabajo de entrenamiento para volar sin temor”, declara Plá Alem.
En la experiencia clínica del profesional, los psicofármacos modernos no generan adicción. Son remedios que se utilizan durante un tiempo determinado, y en muchos casos resultan fundamentales para llegar a disminuir en gran forma las desagradables sensaciones corporales disparadas por el miedo al avión.
“Pensémoslo así: la medicación es un recurso que funciona como una protección del sistema nervioso. En otras ocasiones, puede ser útil llevar un ansiolítico en el bolso para eventuales situaciones imprevistas; aunque no sea necesario recurrir a él, sirve como ‘acompañante’, y el solo hecho de saber que está disponible, al alcance de la mano, tranquiliza y produce un efecto favorable al equilibrio psico físico de quien padece la fobia a volar”.

* El peligro de la automedicación

Poder Volar, la compañía que desde 1995 se dedica exclusivamente a trabajar con personas que padecen miedo a volar, ha detectado la creciente tendencia de ciertos grupos a querer resolver todo mediante la toma de medicación. Y esto, en sí mismo, no elimina las causantes del problema.
Así, es muy frecuente el caso de personas que tienden a auto medicarse antes de viajar en avión. Los hipnóticos (inductores del sueño) están contraindicados en personas con alto nivel de ansiedad, porque pueden exacerbar su tensión.
Quienes suelen consumir ansiolíticos y otros medicamentos, necesitan, siempre, la orientación de un médico, ya que para cada persona varían las dosis de acuerdo a su estado general de salud y sus necesidades particulares.


* Cocktail a bordo: no a la mezcla

Es importante señalar que la mezcla de distinto tipo de medicamentos, sumada a la presión de la cabina del avión y la ingesta de alimentos y alcohol durante el vuelo, pueden modificar la presión arterial y provocar malestar.
¿Qué hacer? Claudio Plá Alem recomienda que “si el nivel de ansiedad previo al vuelo es muy alto, el médico y el paciente pueden considerar, juntos, la necesidad de comenzar a tomar algún ansiolítico algunos días antes de volar, y eventualmente, subir la dosis en forma escalonada. Siempre de acuerdo a las indicaciones del médico. De igual forma, es conveniente hacer un escalonamiento decreciente cuando la persona ya llegó al lugar de destino”.


* Medicamentos más frecuentes

Entre los medicamentos que se usan en psiquiatría para contrarrestar el miedo y, así, ayudar a mejorar las condiciones de vuelo, se encuentran el clonazepam que funciona como un excelente modulador de la ansiedad.
“En otros casos de ansiedad severa, los especialistas prescribimos antidepresivos de efecto modulador de la ansiedad como el citalopram. Idealmente entre dos y tres semanas antes de volar, y por todo el tiempo que dure el viaje; y, al regreso, se discontinúa en forma gradual”, explica el médico, que agrega: “generalmente se complementa con clonazepam -la droga base del Rivotril, entre otras marcas comerciales en circulación- Una vez más, toda medicación debe, siempre, ser recetada por el médico”.


* Argentinos con miedo a volar

Desde el origen de la aviación, y, con el correr de los años, la masificación de los viajes utilizando las aeronaves como medio de transporte, el ser humano ha experimentado diversas conductas: sorpresa, curiosidad por saber cómo es que una máquina logra volar, ganas de emular el acto de volar; y también, una serie de trastornos -muy frecuentes- que se engloban en el concepto profesional de “aerofobia”.


* Definición

La aerofobia es el temor que se presenta ante la situación de volar, y adquiere distintas formas e intensidad. Los síntomas pueden darse antes, durante y prolongarse después del viaje; y se agrupan, en general, en dos categorías:



- Psicológicos

- Físicos

Con el desarrollo de la aeronavegación comercial, millones de pasajeros utilizan al avión como medio de transporte por todas las ventajas que presenta. Hoy se sabe que un alto porcentaje de dichos pasajeros presentan síntomas de aerofobia.
En formas sutiles (como posponer o cancelar un vuelo; buscar excusas; eludir un viaje de negocios) o evidentes (conducir varios kilómetros para no utilizar aviones; medicarse o ingerir alcohol en exceso para ‘aliviar tensiones’; experimentar angustia, nervios o ataques de pánico) el miedo a volar es una realidad mucho más extendida de lo que la gente supone.


Algunos datos reveladores


- En Argentina, 1 de cada 3 pasajeros sufren trastornos a la hora de volar. 1 de cada 5 personas evita los vuelos por esta razón.
- Un 16% de personas incrementaría la frecuencia de los vuelos o la utilización del avión (por razones profesionales, placer, etc.), si superara las dificultades que le acarrea-
- Un 6% de las personas que podrían utilizar al avión en sus viajes, lo descarta por miedo.
- El 62% de los pasajeros experimenta algún tipo de temor (miedo a las turbulencias, a las tormentas, a un accidente, a morir.
- Un 22% de los pasajeros consume algún medicamento al volar.
- Cuanto más frecuentemente se vuela, aparecen los trastornos con menos asiduidad.
- El miedo a volar no discrimina por nivel económico ni status social. Entre universitarios hay un 22% de personas que no vuelan por miedo. En el nivel socioeconómico medio alto/alto, la cifra crece al 45%.
- El 10% de quienes vuelan y sienten molestias físicas (más frecuentes entre las mujeres que entre los varones), manifiestan sentir palpitaciones, náuseas, problemas abdominales, mareos o inestabilidad, sensación de ahogo y molestias en los oídos.
- Ante un síntoma de manifiesto miedo al volar, los pasajeros recurren a: un recurso ‘mágico’ -como rezar- (34%), tocar un amuleto (7%), evadir la situación con medicamentos (22%), beber más alcohol (10%). Mientras que un 12% busca viajar acompañado, un 4% intenta posponer el viaje, y un 14% trata de viajar por otro medio, si es posible.
- Los pasajeros reportan que las causas que desencadenaron y alimentaron su miedo a volar, son: información divulgada a través de medios de comunicación (53%); malas experiencias personales (27%) o de terceros (26%).





§ ¿Se puede superar el miedo a volar?



“Sí. Se puede”, declara, contundente, el Doctor Claudio Plá Alem. “No siempre hay que recurrir a medicación. En la experiencia de Poder Volar, en un 95% de los casos se puede trabajar mediante un mix de herramientas educativas para desensibilizar a la persona con fobia a volar. Cursos, videos, simuladores de vuelo, viajes asistidos, conocer profundamente cómo vuela un avión y, sobre todo, animarse a reconocer que ésta es una fobia que lo limita tanto en viajes de placer como en su desarrollo profesional, son algunas de las claves para el inicio del proceso terapéutico”.



Para quienes piensan que el tratamiento es largo y de resultados inciertos, el Dr. Plá Alem señala que, en los formatos usuales, a través de pocas horas de entrenamiento y siguiendo una serie de ejercicios pre, durante y post-vuelo, y sobre todo, aceptando la guía de profesionales especialistas, “el problema se resuelve mucho más rápido de lo que las personas imaginan”.



Plá Alem trabaja junto a la Licenciada en Psicopedagogía Patricia Vila y el Comandante de Aviones Daniel Dottis, conformando un equipo interdisciplinario que ha desarrollado un método altamente efectivo para superar esta patología.



(Se ha leido 3579 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017