Buscar:

La elección de Francisco alivió la presión contra el comedor parroquial

La elección del papa Francisco trajo para quienes reciben atención social en la parroquia del barrio porteño de Flores un oportuno alivio, porque acalló por el momento a quienes quieren alejar a los pobres del barrio y renovó el entusiasmo de quienes los ayudan.
"Muchos comerciantes estarían más contentos si esto no existiera. He recibido muchas presiones, pero ahora, con el nuevo papa y su clara opción por los pobres, de pronto somos todos buenos", dijo a Télam Gabriel Marronetti, párroco de San José de Flores.

La parroquia donde hace más de cinco décadas Jorge Bergoglio sintió su vocación religiosa tiene dos ingresos: el de avenida Rivadavia 6950 es la puerta del templo y de la vida sacramental; el de Ramón L. Falcón 2453, es la de la atención social y ambas están vinculadas por los pasajes Pescadores y Salala.

Por Falcón y Pescadores se ingresa a "La Casita de Todos" donde personas que viven en la calle encuentran un comedor que sirve 160 platos de comida dos veces por día; duchas, baños, lavadero, dormitorio con 50 camas, atención médica y hasta peluquería.

"Flores es muy generosa. Hay muchos profesionales solidarios y voluntarios de todo tipo", afirmó el padre Gabriel.

Pero semejante obra genera un movimiento que evidentemente ofende otras sensibilidades, a tal punto que deprime los valores inmobiliarios y opaca el ambiente comercial, según sostuvieron algunos testimonios expresados en voz baja en los alrededores.

"Es que el barrio está feo", opinó un viejo intermediario de bienes raíces instalado a metros del templo. "Vienen a comer y después pululan por la zona", explicó un funcionario de la Comuna 7, sin relacionar que el cartón desechado por los comercios es lo que genera algún ingreso para la mayoría de ellos.

Con treinta inmobiliarias en la zona, tres centros comerciales a cielo abierto y la inminente llegada del subte al barrio la presión para alejar a los indigentes parecía indetenible.

De hecho la plaza Pueyrredón fue remodelada con rejas, pero sin baños públicos, y las pizzerías niegan acceso a quien no consuma. "Los baños son de uso exclusivo de los clientes. No insista", dice un cartelito en Rivadavia y Rivera Indarte.

"Como tengo un acuerdo con la Universidad de Flores, que nos da la atención de psicólogos, hasta llegaron a decir que mantenía los pobres en el barrio para que la universidad pudiera comprar un inmueble más barato", se quejó el sacerdote.

Uno de los momentos de mayor presión fue a principios de 2011, cuando una denuncia de vecinos, encabezada por José Scioli, fue tomada por la fiscal Sandra Guagnino, de la Cámara de Apelaciones con competencia Penal, Contravencional y de Faltas.
La funcionaria judicial escribió que grupos que concurren al comedor "consumen alcohol en la vía pública (...) orinan y defecan en el espacio público aledaño, (hay) robos a mano armada".

La fiscal sostuvo que "la aglomeración por el comedor facilita el accionar de estos grupos o individuos" por lo que desde enero de 2011 debía dejarse de dar allí alimentos a los más jóvenes.

"(Que) Se disponga lo necesario para que el trabajo social en relación con menores de 40 años pueda ser realizado en otro lugar", dictaminó la fiscal. O sea, que se vayan de Flores.

El cura admitió que hay problemas, pero rechazó que se los atribuya al trabajo social parroquial.

"Yo le dije a la fiscal que había una casa tomada donde se compraban y vendían cosas robadas, y al día siguiente habían desaparecido", comentó.

Marronetti sostuvo que "si se pusiera un policía en los pasajes, lo social se ordenaría, pero estamos en una zona donde cambiaron al comisario de la Federal dos veces en tres años, y estaba última en el orden de despliegue de la Metropolitana, aunque ahora parece que lo han reconsiderado".

Por eso fue tan importante para Flores que Francisco se pronunciara por "una iglesia pobre para los pobres", porque descolocó esa demanda, máxime que él mismo, como arzobispo de Buenos Aires, siempre apoyó el trabajo social.

"Desde la fe -concluyó el padre Gabriel- deberíamos decir que no se puede adorar a Dios descuidando al hermano, y sobre todo al necesitado".

Fuente: Télam

(Se ha leido 65 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017