Buscar:

por la Dra. Teresa Ana Maknis (*)

No al cianuro. No a la minería del oro a cielo abierto en el cordón Esquel

Es irracional poner en peligro la actividad Turística y Ecoturística que son sustentables sin contaminación tóxica, por esta actividad minera no sustentable, que agota el recurso y produce terrible devastación y cuyos resultados engrosarán el PBI de Canadá y Australia. Es falso considerar“minería argentina”a este tipo de emprendimientos.
Es irracional poner en peligro la actividad Turística y Ecoturística que son sustentables sin contaminación tóxica, por esta actividad minera no sustentable, que agota el recurso y produce terrible devastación y cuyos resultados engrosarán el PBI de Canadá y Australia. Es falso considerar“minería argentina”a este tipo de emprendimientos.

A partir de la Cumbre de la Tierra realizada en Río de Janeiro en el año 1992, recibimos a diario en la TV y en Internet, mensajes para que cuidemos la tierra porque es nuestro hogar, para que cuidemos los bosques nativos, para que usemos racionalmente el agua que es un elemento cada vez más escaso, que no contaminemos el planeta, nos alertan sobre la desertificación; mensajes que son ignorados por nuestras autoridades que promocionan la minería de oro a cielo abierto y quieren imponerla aunque la parte sensata de la población de la Comarca Andina y en especial de Esquel se opone con justas razones, porque:

La propia actividad normal de la minería del oro a cielo abierto por lixiviado con cianuro, sin necesidad que se produzcan accidentes, produce impactos altamente devastadores inaceptables sobre ecosistemas y humanos, modifica la superficie terrestre, dejando como recuerdo cráteres y escombros contaminados, que ponen en peligro la actividad turística y ecoturística de gran demanda en especial de los europeos y otras regiones que valoran los paisajes en estado natural.

Los yacimientos existentes en nuestro país, son de baja calidad, el mineral se halla diseminado en grandes superficies, por lo tanto, estos extensos yacimientos de mineral de baja calidad no resultaban atrayentes hasta que se dispuso de modernos equipos de excavación de gran porte y capacidad, de la gran maquinaria: cintas transportadoras, tuberías, grandes unidades de transporte, todo fabricado en Canadá; que permiten hoy remover montañas enteras en cuestión de horas, pues la minería a cielo abierto, remueve lo que está sobre la superficie o sobrecarga de la tierra, por ejemplo el cordón Esquel será removido, para que resulten accesibles las áreas no superficiales donde se encuentra el mineral, a unos 500 o 800 m de profundidad.

Los principales impactos ambientales causados por la minería a cielo abierto en su fase de explotación son:

Modifica la superficie terrestre del área de explotación: devasta la superficie, modifica severamente la morfología del terreno, implica la eliminación del suelo y produce resecamiento en la zona circundante, así como una disminución del rendimiento agrícola y agropecuario.

El impacto sobre la flora es de gran magnitud, implica la eliminación de la vegetación y los bosques en el área de operaciones. También destruye en forma parcial o modifica la flora en el área circunvecina, provoca presión sobre los bosques existentes en áreas vecinas que pueden llegar a destruirse por los impactos de la explotación. No debemos olvidar el viento patagónico que sopla a gran velocidad sin barreras naturales que frenen su efecto, que llevará la contaminación a grandes distancias.

El entorno queda afectado porque lo transforma radicalmente, pierde su atracción escénica o paisajística, sumada la contaminación sonora por el ruido producido por las distintas operaciones: trituración y molienda, generación de energía, transporte, carga y descarga de minerales, etc.

La contaminación del aire por impurezas sólidas: polvo y combustibles tóxicos o inertes, capaces de penetrar hasta los pulmones de humanos y animales, provenientes de diversas fases del proceso, a lo que contribuirá a diseminar el viento patagónico.

Contaminación de las aguas superficiales: por los residuos sólidos finos que pueden elevar la capa de sedimentos de los ríos y arroyos de la zona. Los diques y lagunas de oxidación mal construidas o mal mantenidas, o inadecuado manejo, almacenamiento o transporte de insumos: combustibles, lubricantes, reactivos químicos y residuos líquidos, contribuirán a ello.

También se pueden contaminar con certeza las aguas subterráneas o freáticas, con aceite usado, con reactivos, con sales minerales, provenientes de las pilas o botaderos de productos sólidos residuales de los procesos de tratamiento, así como el agua de lluvia que cae sobre ellos, puede contaminar las aguas subterráneas.

El agua es cada vez un bien muy escaso que se desperdiciará en la minería de oro a cielo abierto por lixiviado con cianuro, cuando el sentido común nos indica evitarlo.

A propósito del cianuro la empresa Meridian Gold - Minera El Desquite S.A. ha informado a los medios que usará 180 toneladas mensuales de cianuro, en un año suman 2.160 toneladas y en 10 años que consideran durará la explotación serán 21.600 toneladas de cianuro en un solo emprendimiento.

Si consideramos lo concesionado para la exploración, se explote, el territorio de la provincia adquirirá el aspecto del paisaje lunar por los cráteres y desolación por la contaminación y la devastación.

¿Quién racionalmente puede afirmar que esta actividad minera puede ser desarrollo sustentable para la región y preservar el medioambiente?

La ley 24585/95 que modifica el Art. 282 del Código de Minería, sustituyéndolo por el texto siguiente:

“Los mineros pueden explotar sus pertenencias libremente, sin sujeción a otras reglas que las de su seguridad, policía y conservación del ambiente. La protección del ambiente y la conservación del patrimonio natural y cultural en el ámbito de la actividad minera quedarán sujetas a las disposiciones del título complementario y a las que oportunamente se establezcan en virtud del Art. 41 de la Constitución Nacional”

Conforme este artículo, la minería del oro a cielo abierto y también toda minería a cielo abierto sin importar el mineral que se trate, no se puede practicar en el país, en consecuencia, debe ser prohibida esta actividad.

Es muy interesante lo que se dispone en el“Título Complementario”en su Art. 18“Sin perjuicio de las sanciones administrativas y penales que establezcan las normas vigentes, todo lo que causare daño actual o residual al patrimonio ambiental, estará obligado a mitigarlo, rehabilitarlo, restaurarlo o recomponerlo, según correspondiere”

Los efectos devastadores de la minería de oro a cielo abierto sobre el patrimonio ambiental del área de explotación del yacimiento del Cordón Esquel y su zona de influencia serán irreparables, no podrán ser ni mitigados, ni rehabilitados, ni restaurados ni recompuestos, como pretende la norma.

También lo que dice el Art. 22:“La Autoridad de aplicación implementará un programa de formación e ilustración con la finalidad de orientar a la población, en particular a aquella vinculada a la actividad minera, sobre la comprensión de los problemas ambientales, sus consecuencias y prevención con arreglo a las particularidades regionales, étnicas, sociales, económicas y tecnológicas del lugar en que se desarrollen las tareas”

La orientación descripta en este artículo debiera ser aplicada a las autoridades nacionales, provinciales y municipales vinculadas este tema. La población conoce perfectamente las consecuencias devastadoras de este tipo de actividad y está luchando por hacer oír su voz en un plebiscito vinculante.

Es difícil de creer, pero esto se sancionó en la administración Nacional 1989-1999 en que se privilegiaba a los inversionistas y se les aseguraban las ganancias, sin importar si la actividad que desarrollarían beneficiaba o no al Estado argentino y a su población.

Argentina carece de tradición minera, por tanto, es falso que la empresa pueda contratar técnicos y personal local, por otro lado, en el comercio de Esquel tampoco existe como oferta habitual insumos mineros, porque no es una localidad minera sino turística, puerta de entrada al Parque Nacional Los Alerces; la empresa se ha surtido en el exterior, puntualmente en Canadá, la gran proveedora de equipos y otros insumos excepto el cianuro, en consecuencia los beneficios para la ciudad, que menciona la empresa no existirán. Aunque existieran, son tan de poco monto comparados con los que se perderán por la devastación y contaminación.

(*) Doctora en Ciencia Política

ESQUEL EXPLORACIÓN Y PROPIEDADES MINERAS
Meridian Gold - Minera El Desquite SA
írea color violeta de su propiedad. írea verde en Joint Venture
Yacimiento Cordón Esquel. Color rojo área de recursos. Color amarillo Mineralización abierta / Potencial.

(Se ha leido 3425 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017