Catamarca
Lunes 21 de Octubre de 2019
Buscar:

Señor Director:

Halloween

Esta fiesta, en apariencia, insignificante, que hizo decir, hace unos días, al cardenal italiano Ersilio Tonini:“Ciertamente no tiene nada de religioso”, encierra un sentido antifemenino y representa el sometimiento de las mujeres. Éstas, en la Europa precristiana, mantenían un rango predominante. Se dedicaban a las ciencias: la herbolaria o virtudes de las hierbas, la medicina, la obstetricia, la transformación de las sustancias, la astrología; estudiaban canto, costura y eran sacerdotisas de divinidades femeninas y masculinas de esas épocas, en especial del dios con cuernos, adorado en casi toda Europa, bajo diversas apariencias: como el pastoril Pan en Grecia o el Aker (en vascuence, chivo), el Cernunno celta y varios otros; antropomorfos, pero todos con cuernos y algunos con barba, cola y patas de cabra.
Deidades bucólicas; relacionadas con la agricultura, la fertilidad, la vida, el amor, la música y la naturaleza.
Además de curar los enfermos, estas sacerdotisas eran depositarias de la tradición y del nacionalismo de sus pueblos, presidían algunos actos públicos y hacían gala de gran sensualidad, belleza e independencia; druidesas, entre los celtas, sorginas (del vascuence sortu: nacer, concebir, y egin: hacer: hacedoras de nacimientos o parteras), entre los vascos.  Todas estas características atrajeron la atención del Santo Oficio, apoyado por la conveniencia de los diversos reyes que extendían sus dominios sobre esos territorios de enemigos paganos. Los inquisidores, si bien muchos tenían sus barraganas, no estaban dispuestos a tolerar la sensualidad, la liberalidad y la importancia de estas mujeres que competían contra su dios, su autoridad y contra su propio oficio. Se redactó el“Malleus Maleficarum”, (Sprenger, 1487), manual escrito para la condenación de estas mujeres a las que se denominó brujas. De jóvenes y bellas, se las hizo viejas y feas; se las asoció con el demonio; lo mismo se hizo con su dios, que de benévolo se lo transformó en maligno, y su imagen quedó para siempre como representación del diablo. Las fiestas de la naturaleza, en honor de Aker (chivo) que se celebraban en la pradera (del vascuence, larre): akelarre, fueron el blanco de las crueles razias de la Inquisición. Solamente en la primera mitad del siglo XVII, 60.000 mujeres fueron denominadas brujas, torturadas y condenadas a la hoguera. La mujer, que hasta ahí, había tenido su preeminencia, quedó sometida, intimidada, mutilada en su sensualidad y apartada del poder. Vestida ya con su cofia y su saya, la reencontramos en la edad media.  



Alejandro Sicardi

Médico - Docente de Salud Mental

Facultad de Medicina de la UBA

sicardi@sicardialejandro.com

www.sicardialejandro.com

LE: 5172199

(Se ha leido 326 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Las cartas al director deben ser enviadas a Rojas 237, firmadas por el autor y acompañadas de fotocopia de DNI.