Catamarca
Sabado 25 de Octubre de 2014
Buscar:

Por Ricardo Anzola Betancourt

De cómo se establece el éxito en turismo

Lamentablemente, en la mayoría de los países del mundo sus autoridades de turismo, los organismos internacionales o regionales relacionados con esta actividad y los grupos empresariales, siguen utilizando un sistema para medir su éxito que para muchos integrantes de estos gobiernos no tiene significado y, por tanto, la importancia que asignan al turismo es prácticamente nula.

Resultado: el turismo se mantiene fuera de las economías nacionales y sigue sin ser integrado al proceso de desarrollo en la mayoría de los países, a pesar de cuentan con organismos oficiales de turismo y numerosas empresas turísticas y, de vez en cuando, hacen grandes campañas de promoción turística, muchas veces sin saber por qué o para qué se hacen. Mientras la ausencia del turismo en el proceso de desarrollo no se corrija, los responsables de las economías nacionales continuaran viendo al turismo como una curiosidad y no como herramienta de desarrollo, con lo cual seguirá siendo una actividad sin importancia a nivel nacional o regional.

La forma tradicional de medir el 'éxito' del turismo ha consistido, desde hace muchas décadas, en contar el número de visitantes que recibe el país o destino, sin que sea claro por que se hace o que significa. Lo grave de ello es que otras instituciones gubernamentales no turísticas, no solo no lo comprende este sistema sino que no les permite determinar si el turismo, como actividad productiva, es realmente útil para el desarrollo del país o de alguna región específica. Este sistema de medición se refleja también en sus sectores empresariales a pesar de que, en estos casos, es claro que el éxito empresarial se calcula con otros instrumentos.

Mientras el éxito de un destino se mide en base al número de turistas que llegan, algo que no es muy significativo para los Ministros de Economía o de Planificación, el resultado de la actividad hotelera se establece en función al nivel de ocupación de los hoteles; a la vez, en el transporte aéreo, se utiliza el número de pasajeros-kilómetro que vuela por cada empresa como su gran indicador. En ninguno de estos casos queda claro donde está el negocio para quienes invierten en tales empresas o el por qué son o puede ser importantes o rentables para un destino.

Si el número de usuarios es la herramienta adecuada para medir el éxito de una actividad económica o de un sector de desarrollo, ello significaría que en el cultivo de trigo sus resultados deberían calcularse según el número de personas que compran pan o trigo, según sea el caso, mientras que en la industria petrolera, su rendimiento debería medirse en función al número de vehículos o máquinas que consumen combustible. En el sector bancario, entonces, los beneficios se determinarían según el número de personas que emplean sus servicios y no en la rentabilidad económica de las empresas bancarias.

El proceso de desarrollo tiene como fin brindar mayor bienestar a la sociedad por medio de la creación de riqueza, generación de empleo y mejora de la calidad de vida de la población, utilizando para ello, diversas actividades de desarrollo.
Es probable que quienes han estado a cargo de la dirección y orientación del turismo en destinos, países y regiones argumenten que los objetivos de crear empleo y riqueza siempre se han tenido en cuenta pero, dada la forma tradicional de medir el turismo en función al número de visitantes llegados, han mantenido tal sistema pero dando atención a los objetivos del desarrollo, algo que en realidad nunca se ha podido demostrar.

Seguramente la realidad es otra. Ya sea por desconocimiento o por falta de interés, muchos funcionarios no saben para que es el turismo y mucho menos, cual fue el origen del sistema de medir sus resultados en función al número de visitantes. Lamentablemente continúan aplicándolo sin razón.
Es conveniente conocer su origen para comprender el motivo por el cual dicho sistema de medición no sirve. El origen del turismo en gran escala tuvo lugar en Europa, particularmente España, después de la II Guerra Mundial.

Al concluir dicha confrontación, la España del Generalísimo Franco toma la decisión de utilizar el turismo, no como herramienta de desarrollo socio-económico, sino para reparar la imagen del país ante el mundo, particularmente en Europa y Norte América, creada en décadas anteriores. Su mala imagen tuvo origen en dos hechos históricos: la guerra civil española, una de las guerras internas más cruentas de la historia del mundo, y la supuesta condición neutral del país en la guerra europea, cuando en realidad era el aliado encubierto de los regímenes del Eje, posición adoptada por el gobierno de Franco durante dicha confrontación.

Ante tal situación, el interés de beneficiarse de los planes de reconstrucción de Europa y jugar un papel significativo en el mundo de la posguerra, para España era indispensable cambiar su imagen.

Tal función fue asignada al entonces flamante Ministerio de Información y Turismo, al cual le correspondió tanto el manejo de la información como el cometido de atraer visitantes al país, una coincidencia nada accidental. El criterio era de que quién visitara a España y fuera bien acogido, hablaría bien del país en el exterior, dándole así una nueva imagen. Por lo tanto, entre más visitantes..., ¡mejor!

El propósito fue claro: cambiar la imagen negativa del país y del gobierno de Franco con el turismo y esto significaba atraer muchos turistas. Para demostrar el éxito de esta labor, el entonces Ministro de Información y Turismo y su equipo de profesionales, con la colaboración de las autoridades migratorias, diseñaron un eficiente sistema estadístico cuyo fin fue determinar el número de visitantes que realmente entraban al país. Siendo un gobierno de facto, en el cual las fuerzas militares ejercían gran control, fue fácil establecer un eficiente sistema de conteo en fronteras y puntos de acceso y un estricto control en todos los establecimientos de alojamiento turístico.

En su momento, este fue el mejor sistema del mundo y, por tanto, el modelo que todo país quiso seguir y emular. Fue la base del sistema internacional de estadísticas turísticas que adoptó, primero, la Unión Internacional de Organismos Oficiales de Turismo - UIOOT, y luego, la Organización Mundial de Turismo - OMT. Posteriormente, lo hicieron los otros países. Y así quedó.

Hoy, el procedimiento continúa utilizándose por que han sido pocos los países que se han tomado el trabajo de analizar la historia y, a la vez, considerar la función del turismo como actividad productiva, para hacer las reformas y revisiones del caso.

En este tema, la OMT ha demostrado una vez mas su poca iniciativa y continúa recopilando cifras de llegadas de visitantes, a pesar de que muchos países no cuentan con sistemas adecuados para ello o simplemente no cuentan sus visitantes. Los inventan.

Fue el Banco Mundial, con el apoyo de los Bancos Nacionales, la entidad que promovió el procedimiento por el cual hoy se puede establecer la importancia real del turismo en las economías nacionales, basándose en los ingresos de divisas obtenidos por cada país, algo que sorprendentemente muchos organismos de turismo aún no conocen.

El número de países que utilizan estos datos para calcular la importancia del turismo a nivel nacional es reducido, a pesar de que ha sido muy efectivo para establecer su participación en la economía de un número de ellos. Por su parte, los países latinoamericanos continúan contando turistas y visitantes lo cual, como ya se indicó, tiene poco o ningún significado para las autoridades responsables de las economías nacionales o del proceso de desarrollo.

El resultado es evidente: el turismo continúa sin hacer parte efectiva de planes y programas de desarrollo socio-económico de la mayoría de estos países, lo cual demuestra que sigue siendo un servicio, políticamente hablando, de poca importancia para el Estado. Por lo tanto, no cuenta con políticas adecuadas que permitan su eficaz aplicación como actividad productiva, ni con un presupuesto que sea consecuente con su potencial.

Además, es una actividad en la cual las personas designadas a dirigir los organismos oficiales de turismo, por lo general, no lo entienden, son inexpertos y no saben lo que representa. Por lo tanto, la participación del turismo como actividad productiva o de desarrollo socio-económico en dichos países, es prácticamente nula.

Es ampliamente conocido que muchos gobiernos utilizan las estadísticas turísticas para cumplir con compromisos internacionales o por razones políticas, mientras que en otros casos sirven al Ministro, Secretario o Director de Turismo de turno para crear o fortalecer su imagen política y, en muchos casos, para justificar viajes o mantener su puesto.

En los últimos años no han sido pocos aquellos países en los cuales, al cambiar dichos funcionarios, se publican nuevas estadísticas que contradicen otras divulgadas previamente, sin que exista una explicación lógica.

¿Por qué de un Ministro a otro hay más o menos visitantes que el año anterior? ¡Nadie lo sabe! Además, hay muchos países en los cuales se difunden cifras de llegadas de visitantes a pesar de que no cuentan con sistemas estadísticos claros y debidamente estructurados. Uno de los casos más significativos lo representa hoy la Comunidad Europea o CE.

Desde hace varios años, las fronteras internas de la CE prácticamente desaparecieron ya que los residentes de los países europeos circulan libremente por la región, sin requisitos migratorios o controles fronterizos. Pero esto no es todo. Quienes obtienen el visado Schengen para ingresar a la CE, como le ocurre a los habitantes de la mayoría de los países del mundo, una vez en Europa pueden transitar libremente entre los países, sin requisito o control migratorio alguno.

Sin embargo, los países europeos y la Organización Mundial de Turismo siguen reportando el número, muchas veces muy alto, de visitantes que llegan a cada uno de estos países. No faltará quién pregunte como se obtienen tales datos, ya que los controles en las fronteras internas de la CE han desaparecido.

Es probable que en algún momento sea útil conocer el número de usuarios de alguna actividad, industria o empresa, talvez para hacer alguna estimación relacionada con el mercado o para conocer sus características, pero ciertamente no es la forma de medir el éxito de actividades productivas, de industrias o de sectores de desarrollo. Tales datos no solo no le sirven a los gobiernos sino que para su población..., ¡no tienen significado alguno!
¿Será posible que algún día, quienes están a cargo de la orientación y desarrollo del turismo en los países latinoamericanos se den cuenta que el éxito de esta actividad está representado por la generación de puestos de trabajo, la creación de riqueza y la mejora de la calidad de vida de la Comunidad..., y no en el número de visitantes?

Si ello llegare a ocurrir, sin duda significará grandes cambios en las legislaciones y reglamentaciones existentes, en el interés por fomentar nuevas empresas de turismo, en la formación de recursos humanos para esta actividad, en la estructura y funciones de los organismos oficiales de turismo y hasta en la selección de quienes se designen como Ministros, Secretarios, Directores de Turismo y funcionarios de dichas instituciones.

De ser esto posible, Latinoamérica finalmente lograría alcanzar el puesto que le corresponde a nivel internacional y sus pueblos y comunidades se beneficiarían enormemente de esta extraordinaria actividad. Entonces..., dejará de ser el gigante dormido del turismo mundial.

Arq. Ricardo Anzola Betancourt
Iit95@usa.net

(Se ha leido 1318 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Más Noticias:

14-10-2014 Este fin de semana largo Catamarca tuvo un 66% de ocupación hotelera
14-10-2014 Catamarca Turística se promociono en Brasil
12-10-2014 La Gobernadora inauguró la remodelada Hostería de la Puerta
09-10-2014 Catamarca presento su oferta turística en Buenos Aires
04-10-2014 Catamarca presenta su oferta turística en Buenos Aires
04-10-2014 A una semana de la Ruta del Adobe
01-10-2014 Turismo promociona las “I Jornadas de Aromáticas y sus Aceites Esenciales. Usos en la gastronomía"
01-10-2014 Nuestra Fiesta Nacional e Internacional del Poncho obtuvo el distintivo del Sistema Argentino de Calidad Turística
30-09-2014 Catamarca participará de TERMATALIA 2014
29-09-2014 Turismo se reúne con gastronómicos y el sector transporte para conformar el Bureau de Convenciones
Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2014