Buscar:

Cartas al Director

La Sangre sigue manchando las manos del Presidente

Pese al temor que esto me implica, he decidido seguir escribiendo; siento el deber y la obligación de expresarme, deseo de alguna manera que todos pensemos en esto y analicemos que futuro nos espera.
Pese al temor que esto me implica, he decidido seguir escribiendo; siento el deber y la obligación de expresarme, deseo de alguna manera que todos pensemos en esto y analicemos que futuro nos espera.

Ezequiel ya no es más argentino, ya no es más ciudadano, ya no es mas uno de nosotros, pertenece a los mártires y al cielo. Espero que su martirio nos haga repensar los que estamos haciendo. Tal vez nuestro Presidente impuesto, cuando vea la sangre del pez que acaba de pescar en la costa, piense en la vida de Ezequiel y tantos otros que han muerto inútilmente en esta lucha intestina que sufrimos los argentinos; tal vez recapacite que no ha hecho lo suficiente, tal vez recapacite que no está escuchando al pueblo; tal vez entienda que en su gabinete hay políticos que ya han pasado por suficientes gobiernos y no han hecho lo correcto y me refiero directamente al señor Matzkin, al señor Toma y tantos otros siguiendo la escala descenderte. Tal vez se dé cuenta que es hora de actuar o tal vez de alejarse. Ya no podemos seguir de esta manera, que miren y que miremos licenciosamente como nos destrozamos.

Como puede ser que nueve personas, uniformados y en tres patrulleros; con la complicidad de otros tantos en la Comisaría, hayan realizado semejante aberración. Más de nueve personas a las que les pagamos el sueldo y en tres vehículos, pagados por nosotros, por Usted; dinero que podría haber servido para darle de comer a tanto niño con hambre. Más de nueve delincuentes que han vivido a costa nuestra y que han usado un poder delegado para cometer este hecho.

Es este hecho, un hecho aislado?. Con seguridad que no.

Esta corrupción está muy enquistada y es producto de la falta de organización y el control. Por eso voy contra el poder que debe contenerlos. Soy un profundo crítico de la Policía y en más de una ocasión he escrito sobre las reformas que deberían realizarse, prevaleciendo la profesionalización y la remuneración adecuada. Llevo años manifestándome, pero desgraciadamente los argentinos debemos sentir en carne propia los problemas para poner manos a la obra.

Ahora veremos la lucha de un poder oculto y la justicia en la dilucidación de esta caso, que llevará años y que se diluirá con el correr del tiempo o hasta que otro hecho más aberrante que este lo tape.

Mientras tanto, donde están nuestros derechos. Donde está el poder conferido a los señores gobernantes para que nos eviten este calvario?. Donde están las renuncias de los inoperantes?. Donde está la justicia?.

Que pasaría si la víctima fuera un hijo de un político o un juez, pensemos eso; hay igualdad?

No sería lógico ir en contra de la Institución Policial, ya que es parte indivisa de un estado de derecho; pero se debe llamar a la reflexión a sus integrantes a los efectos de que entiendan que son parte de una sociedad a la que deben resguardar y ejercer el poder conferido basado en los mandatos de la justicia, no ejercerla por "motivos propios. Se la debe llamar a la reflexión a los efectos de que entiendan que la comisión de estos actos reñidos con la ley, acrecientan la diferencia entre el pueblo y su Institución. No deben olvidarse que no solo es corrupto aquel que comete un ilícito, sino también el que sabiendo lo oculta o no hace nada por prevenirlo.

Alberto Hugo Alicio. Buenos Aires.

(Se ha leido 158 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Las cartas al director deben ser enviadas a Rojas 237, firmadas por el autor y acompañadas de fotocopia de DNI.
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017