Buscar:

Mario Vargas Llosa y el desafío de los liberales en América Latina

Las debilidades institucionales, la corrupción política, la mala implementación de reformas pro mercado, el papel de la cultura, el rechazo categórico a las dictaduras y la invitación a participar en política fueron los principales temas sobre América Latina abordados por el escritor Mario Vargas Llosa durante el lanzamiento de la Fundación Internacional para la Libertad, realizado el 14 de octubre pasado en Madrid.

Las debilidades institucionales, la corrupción política, la mala implementación de reformas pro mercado, el papel de la cultura, el rechazo categórico a las dictaduras y la invitación a participar en política fueron los principales temas sobre América Latina abordados por el escritor Mario Vargas Llosa durante el lanzamiento de la Fundación Internacional para la Libertad, realizado el 14 de octubre pasado en Madrid.
Luego de escuchar las disertaciones del cubano Carlos Alberto Montaner, del chileno Hernán Buchi, del mexicano Roberto Salinas León, del brasileño Paulo Rabello de Castro, del español José Luis Feito y del argentino Manuel Mora y Araujo, el flamante presidente de FIL se pregunta: "¿Por qué fracasan una y otra vez los intentos de modernización en América Latina?". Y tratando de diferenciarse del enfoque económico de varios de los expositores mencionados, el escritor peruano pone el acento en los factores institucionales y culturales.
A nivel institucional, Vargas Llosa señala algo muy conocido por los argentinos: "En América Latina hay una falta de confianza total de la inmensa mayoría de los latinoamericanos hacia las instituciones. Las instituciones no pueden vivir en un país si la gente no cree en ellas y, por el contrario, tienen una desconfianza fundamental y ve en ellas no una garantía de seguridad, de justicia, sino exactamente todo lo contrario". Asimismo, agrega que "el desarrollo que nosotros necesitamos tiene que ser un desarrollo simultáneo, un desarrollo que al mismo tiempo que mejore nuestros índices de crecimiento y producción, haga funcionar a estas instituciones que hoy en día no funcionan y consiga para estas instituciones la credibilidad, la confianza, la solidaridad que es lo que hace que las instituciones funcionen en una sociedad democrática. Eso no existe en América Latina y ésa es una de las razones por las que fracasan las reformas económicas, incluso cuando están bien orientadas".
Para Vargas Llosa, en estos contextos institucionales las reformas liberales que son eficaces para desarrollar un país encuentran obstáculos para su implementación, por lo cual afirma algo que debería subrayarse: "Una reforma mal hecha, es muchas veces peor que una falta total de reformas". El escritor cita como ejemplo típico el caso de Perú con Fujimori, pero advierte que la mala implementaciones de reformas es lo que ha pasado en la mayor parte de los países latinoamericanos, destacando que "esas reformas en el fondo no eran liberales, eran una caricatura de las reformas liberales, pero eso lo sabemos nosotros, eso no lo saben unos públicos desinformados, unos públicos buena parte de los cuales están en una lucha feroz por la mera superviviencia".
Lo anterior es utilizado por los demagogos que afirman que la catástrofe de América Latina es culpa de los neoliberales, enfatiza Vargas Llosa. Y agrega "esas gentes esquilmadas, engañadas, les creen y como necesitan un chivo expiatorio, alguien a quien hacer responsable de lo mal que les va, pues entonces nos odian a nosotros los ´neoliberales´".
Al factor institucional, Vargas Llosa también agrega como factor decisivo para lograr un buen desempeño económico y político al factor cultural, afirmando que "la cultura defiende contra la demagogia, defiende contra la equivocación terrible de elegir mal en unas elecciones. En ese campo por desgracia no se hace casi nada y quizás debería decir con un sentido de autocrítica que no hacemos casi nada, inclusive nosotros. Para estos institutos liberales tan útiles, tan idealistas, la cultura es la menor de sus prioridades y ese es un error, es un gravísimo error. La cultura es fundamental, porque la cultura ayuda a crear esos consensos que han permitido por ejemplo los casos muchas veces ejemplares de España y de Chile".

El caso chileno

Frente a las crisis económicas y políticas de importantes países de la región, el desempeño de Chile surge como un ejemplo a imitar. Pero Vargas Llosa advierte que "el caso de Chile es un caso único en la historia de América Latina, y un caso único porque una dictadura militar como era la de Pinochet tuvo éxitos económicos, permitió que unos economistas liberales hicieran unas reformas bien concebidas y que funcionaran. Pero es un ejemplo que nosotros tenemos que citar haciendo toda clase de advertencias y la primera y la fundamental es que para un liberal, una dictadura no es nunca, en ningún caso justificable".
Lo interesante en Chile es que se produjeron unas importantes reformas económicas durante una dictadura militar y que dichas políticas se mantienen y en algunos casos se profundizan bajo los sucesivos gobiernos democráticos que sucedieron al régimen militar de Pinochet. Esa diferencia que hace al éxito de Chile, para Vargas Llosa tiene también otra razón. Según el escritor "Chile en el siglo XIX tuvo una sociedad civil que creció y donde las instituciones funcionaron. Chile tuvo siempre fama de país legalista, es una tradición que afortunadamente ha servido muchísimo a la hora de las reformas económicas y de la transición política. El resto de América Latina no ha tenido como Chile esta sociedad civil fuerte en el pasado que hizo que las instituciones funcionaran".

La situación de Venezuela

La situación política que se viene viviendo en Venezuela fue uno de los temas que más preocupó a los liberales durante los seminarios realizados en Madrid durante los días 14 y 15 de octubre. Al respecto, Vargas Llosa se refirió diciendo que "este país que potencialmente es riquísimo, que debería tener uno de los niveles de vida más altos del mundo, se debate en una crisis atroz, y tiene al frente del gobierno a un gran demagogo, que puede realmente destruir a Venezuela". Y a continuación agrega algo para tener muy en cuenta en Argentina: "no es casual que el comandante Chávez esté en el poder. El ha llegado al poder con el voto de una gran mayoría de venezolanos totalmente disgustados y asqueados de la democracia que tenían".
Finalmente, el escritor y presidente de la Fundación Internacional para la Libertad cerró su presentación diciendo "que es fundamental, en esta época en la que los liberales damos una batalla muy difícil, en que estamos siendo tan demonizados, satanizados, convertidos en responsables de todas las catástrofes que vive la humanidad, que rearmemos de una manera categórica, una y otra vez, nuestro compromiso con la democracia y nuestro rechazo enérgico, sin componentes de ninguna clase con todas las dictaduras".

Gabriel C. Salvia es Director Ejecutivo de la Fundación Atlas para una Sociedad Libre www.atlas.org.ar


(Se ha leido 1250 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Las cartas al director deben ser enviadas a Rojas 237, firmadas por el autor y acompañadas de fotocopia de DNI.
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017