Buscar:

Cartas al director: Alberto Hugo Alicio

Referentes Argentinos

Después de más de un año en que el pueblo argentino esbozara el sentimiento nacionalista para terminar con tanta corrupción política que oprime salvajemente a una gran parte del pueblo, todo tiende a volver a la normalidad.

Después de más de un año en que el pueblo argentino esbozara el sentimiento nacionalista para terminar con tanta corrupción política que oprime salvajemente a una gran parte del pueblo, todo tiende a volver a la normalidad.


Una normalidad donde se observa que nuestros políticos, los que pasaron, los que están y los que vendrán; seguirán con sus  mismas costumbres. Y es que el pueblo todavía aún no ha sufrido lo necesario como para tomar las riendas de una situación que de a poco se tornará insostenible; o es tan necio y despreocupado que no asimila la situación por la que atraviesa. Yo diría que somos un pueblo chato, falto de motivación grupal; no hemos alcanzado a comprender lo que significa convivir, y además conformista. Estamos frente a una situación de coyuntura donde debemos analizar que queremos para nuestro futuro. Es imposible pensar que después de tanta sangre, miseria y hambre; nuestros ignorantes representantes salidos de conciliábulos políticos entre gallos y medianoche, tomen decisiones con respecto a nuestro futuro, desoyendo el sentir popular que no alcanza a manifestarse como es debido. Y aprovechándose de esa situación pactan decisiones con organismos internacionales que solo persiguen un fin económico sin importarles su repercusión en el pueblo; manifestando que solucionan un problema para el próximo gobierno que no será nada más que un gobierno de política erradas y que solo perseguirá el beneficio de unos pocos.


Y es que nuestra memoria; la del pueblo argentino, no es buena; hace poco menos de un año, desde organismos internacionales dijeron que no pondrían mas dinero en Argentina para que terminara en cuentas en Suiza; a la vez que exigían el achicamiento del estado argentino; hoy, vemos con asombro después de un año, como esas famosas afirmaciones han quedado en el olvido, nadie ha investigado nada, nadie, incluso hasta los que quieren cobrar una deuda onerosa, han aportado los datos. Y no solo eso, han conciliado con un presidente impuesto por esos mismos que han participado en la debacle del estado, para que el dinero para pagar la deuda salga de donde más duele, de los de abajo, con aumentos innecesarios; que bien podrían obviarse con una política económica justa, imparcial y austera y una justicia igual para todos, sin cárceles VIP y argumentos armados para lo mediático y el cholulaje.


Y de a poco nuestros referentes argentinos van descubriendo sus intenciones, tenemos un presidente que de solo hablar y mostrar sin velos los actos de gobierno de esa década donde nos hicieron creer que estábamos insertos en el primer mundo; terminaría con toda una clase política y dirigente, incluida la justicia. Y nos ahorraría el trabajo de tener que votar a futuros funcionarios que ostentan un alto grado de corrupción adquirido durante años de gestión en gobiernos pasados y presentes. Pero nó, según sus manifestaciones; está ordenando un estado desbastado por gobiernos anteriores, que él mismo ha integrado.


No hay nada claro en el futuro de la Argentina, todos los referentes tienen ansias desmedidas y harán cosas increíbles, lo único que podemos adivinar es que seguirán jugando con un pueblo que no termina de despertarse y exigir reglas claras de gobernabilidad, aceptables y coherentes; que tiendan a sacar a la nación de su ostracismo, encaminándola en la senda de la producción y la justicia social.


El país necesita cambios urgentes, debe terminar con el aparato de gobernabilidad elefantiásico que estos señores han instaurado, debe reducir el sistema de gobierno a menos de la mitad en sus componentes, debemos terminar con privilegios y concesiones que datan de siglos pasados, los funcionarios deben trabajar por su país y no gracias a su país. Con solo lograr esta media en un gobierno objetivo, lograremos los fondos para fomentar la producción y asegurar una educación que permita a las futuras generaciones no sucumbir ante la corrupción instaurada en nuestro país.


Basta de referentes truchos, sponsoreados por grandes multinacionales; evidentemente el país no debe cerrarse a una globalización creciente y que aún no sabemos en que terminará, pero debemos olvidarnos de copiar; debemos emprender, crear e inventar las medidas que saquen a nuestro país de esta situación. Ya tenemos en la historia las muestras claras de haber copiado modelos; no han servido, solo han contribuido a mas problemas. Debemos lograr armar un proyecto totalmente innovador, donde las tecnologías de punta sirvan para comunicar, educar y producir en cualquier punto del país, debemos ser creativos en cuanto a utilizar nuestras potenciales riquezas, debemos federalizar el país de una forma que tienda a descentralizar y no a agrupar en las grandes ciudades a la población. Debemos re fundar un país que merezca ser vivido por nosotros, para los demás y para nuestras futuras generaciones.


Tengan por seguro que no son los referentes que están o los que se postulan, los que sacarán al país de esta agonía;  y entendamos que no nos queda mucho tiempo para mantener esta situación; se deben sentar las bases de una nueva argentina en forma urgente y es el pueblo el que tiene que ser el principal protagonista.


Alberto Hugo Alicio - DNI 10416725 - Buenos Aires


(Se ha leido 289 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Las cartas al director deben ser enviadas a Rojas 237, firmadas por el autor y acompañadas de fotocopia de DNI.
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2017