Catamarca
Viernes 01 de Agosto de 2014
Buscar:

CARTA AL DIRECTOR

Esta es la historia de un padre que no puede ver a su hijo, por culpa de su mamá y de los abuelos maternos

(DIARIOC, 08/10/2012)

THEO nació en Catamarca, el 11/02/2012, producto de la relación que mantuvieron sus padres, (Rodrigo y Agustina). Desde antes de que naciera empezaron una serie de problemas que fueron el detonante de todo lo que hoy sucede…pero vamos por partes.

En primer lugar, me atrevo a publicar y difundir todo esto, porque como TIA de Theo, y hermana de su Papá, me veo en la obligación de hacer conocer los hechos y como esta gente se burla de la Justicia de varias provincias, violando lo más preciado que tiene un niño SU DERECHO A SU FAMILIA Y A SU IDENTIDAD. Como hermana de Rodrigo, siento la obligación de no seguir permitiendo difamaciones y discriminaciones hacia su persona, porque le provocan un daño más (sumado al de no poder ver a su hijo) que emocionalmente lo tiene mal.

Luego del nacimiento de Theo, sus abuelos maternos empezaron una campaña de desprestigio hacia mi hermano, difamándolo por donde podían, queriendo hacer parecer que se había “borrado”, que no quería hacerse cargo de su paternidad, y eso NO ES VERDAD!. Agustina se enteró que estaba embarazada (a los 6 meses de gestación) porque fue Rodrigo, como quien dice, “le ganó por cansancio” y prácticamente la obligó a hacerse el gavindex correspondiente para saber su estado. Ella, negada totalmente a su maternidad, no quería informar su ccondición a sus padres, por lo que lo hizo una amiga y por teléfono. Si. Una amiga, por teléfono le informó a la señora que iba a ser abuela, y esto fue en el mes de Diciembre, entre medio de las fiestas de fin de año. Cuando supieron la noticia empezaron los problemas.

La familia de Agustina NUNCA acepto que su hija fuera mamá, y desde un primer momento sostuvieron que apenas naciera el bebé se lo llevarían a su provincia (más precisamente a Río Gallegos), para que la señorita pudiera continuar con su vida. En el momento que internaban a Agustina para realizarle una cesárea (tratando de que fuere a escondidas de su padre, porque la consulta estaba programada para el lunes 13/02, y se realizó el día Sábado en horas de la mañana, el médico informó que era necesario hacer la cirugía, y Agustina, a escondidas, avisó a Rodrigo que la misma se iba a realizar en el Instituto Médico de la Comunidad y no el IGOM como estaba planeado), el padre de esta señorita intimaba a mi hermano diciéndole que “el bebe sólo llevaría su apellido si es que se le firmaba una escritura autorizándolo a él como abuelo a moverse libremente con el bebé por el país y el extranjero, porque no iba a ser esclavo de un padre para pasear con su nieto”. Textualmente esas fueron las palabras del Sr. Abuelo del bebé. A la par, la Sra. Abuela materna del bebé gritaba por los pasillos, mientras se llevaban a Agustina al quirófano, que “el bebé NO IBA A SER ÁLVAREZ PARMA”.

Durante toda la estadía de la madre en la clínica, propio de un post operatorio, los abuelos maternos y sus familiares llamaban al bebé por el nombre de Gerónimo, cuando los padres, Agustina y Rodrigo, habían decidido llamarlo THEO (que significa Dios). Tampoco permitían que Rodrigo esté a solas con Agustina disfrutando de la llegada de su hijo. Tampoco permitían que ni la madre ni el bebé descansaran tranquilos, haciendo comentarios fuera de lugar todo el tiempo de manera despectiva hacia mi hermano, comentarios como por ejemplo “hola Gero, Gero, Gero”, en referencia al nombre del bebé cuando se lo llamaba por su nombre, THEO

Ya finalizada la estadía en la clínica, los conflictos se agudizaron, los abuelos maternos empezaron a interferir de sobremanera en todo con el objetivo de destruir la pareja (cosa que lograron en poco tiempo). Rodrigo no podía ir a ver a su hijo cuando quería y/o podía (por su trabajo), tenía que esperar el horario que fijaban los padres de Agustina, y rogar que cuando fuera lo atendieran, lo dejaran entrar a la casa. O algunas veces, escaparse con Agustina, para poder verse a escondidas. Así la pareja iba debilitándose día a día. Agustina, condicionada por sus padres no permitía que se inscribiera al bebé en el Registro Civil, seguían insistiendo en la firma de una escritura para moverse libremente con Theo y no ser esclavos ni de él ni de su papá. Los conflictos eran cada vez peores, los tratos cada vez más discriminatorios.

Llegado el mes de Marzo, Agustina tiene que irse a Tucumán con sus padres, supuestamente porque un tío estaba muy enfermo. Se iban un sábado y volvía el lunes. Se fue, con un bebé de un mes días, sin estas inscripto como nacido en el Registro Civil, si, viajaron con un bebé indocumentado, pero nunca volvieron ese lunes, sino 10 días después con una Agustina totalmente cambiada, que no aceptaba a mi hermano, que no permitía que Rodrigo vea a su hijo, y ya sin intención de darle el apellido paterno al bebé.

Pese a la cantidad de turnos solicitados en el Registro para la inscripción del bebé, Agustina NUNCA se presentó, por la presión (o amenaza, aún tengo la duda) de sus padres. Lo hizo a escondidas de mi hermano, papá del bebé, presentando un certificado médico donde constaba que supuestamente había estado enferma, e inscribió al bebé como Gerónimo y con su apellido, solo apellido materno, violando los derechos del niño, el derecho a tener una identidad, una familia, y sobre todo, SU DERECHO A TENER SU PAPA, como también violando el derecho de padre de mi hermano, impidiéndole desde ese momento el contacto con el bebé.

En el mes de Mayo, y ante la falta de contacto del padre con su hijo, se decide interponer una demanda por alimentos y régimen de visitas contra la mamá del bebé. Fijada por el juzgado interviniente la correspondiente audiencia conciliatoria, la señorita Agustina solo se dedicó a mentir, alegando que mi hermano era violento, mala persona y que no se quería hacer cargo del bebé. El juzgado establece un régimen de visitas restringido (limitado a martes y jueves de cada semana en el horario de 15 a 16:30 hs.), esto fue el desencadenante de muchos problemas y complicaciones por parte de la familia materna del bebé. Se negaban a que su papá viera al bebé, cuando conseguía que lo invitaran a pasar al domicilio, le entregaban al bebé con hambre, sueño, sin permitirle que mi hermano le diera mamadera, no le decían que leche tomaba, no le daban pañales para que lo cambiara, tampoco permitían que el llevara los suyos. Hubo oportunidades en que mi hermano pudo disfrutar de su bebé de manera placentera, esto fue en dos ocasiones: la primera cuando el juzgado, en vista de las constantes trabas por parte de la familia para que el padre pueda estar con su bebé, designó que lo acompañara una asistente social, quien prácticamente obligo a la familia materna de Theo a que permitieran el contacto libre con el bebé, fue la primera vez que pudo darle una mamadera (desde el alta en la clínica), como también pudo cambiarlo. La segunda oportunidad fue cuando el juzgado, por los reiterados incumplimientos e impedimentos, ordenó que la visita se realizara en otro departamento (que la familia alquiló para que Rodrigo pueda disfrutar de su bebé sin que lo discriminen, maltraten o agregan verbalmente) y en dicha visita tuvo que ir un oficial de justicia a retirar al menor del domicilio y llevarlo dos pisos más abajo donde su papá lo esperaba…después de aquella vez, ni siquiera la policía pudo con la ignorancia de esta familia, y los impedimentos de contactos continuaron. En algunas oportunidades alegaban que el médico pediatra del bebé estaba atendiendo al niño, justo en los horarios de visita, porque supuestamente estaba enfermo. Este Dr. Declaró ante la Fiscalía que atendió en muchas ocasiones al bebé, pero nunca lo llevó su mamá, sino que siempre lo llevaba su abuela, pero que de salud el bebé no tenía ningún problema.

Luego de cada visita, martes y jueves de cada semana desde el 15 de mayo y hasta el 17 de julio, mi hermano radicaba una denuncia en la Fiscalía a cargo del Dr. Lípari, todas con el mismo objeto: impedimento de contacto y desobediencia de orden judicial. El Dr. Lípari, solo se limitó a leerlas y citó a declarar a Agustina y Rodrigo, recién cuando ella invento una amenaza de muerte en la visita del día del padre (la que está grabada de principio a fin, y fue aportada como prueba para que el fiscal desestime la denuncia).

Yo me pregunto, porque poner en movimiento tantos órganos jurisdiccionales por algo tan simple y natural como es el hecho de que un padre quiera ver a su hijo?...porque se le permite a la madre que viole los derechos de Theo, niegue el derecho a conocer a su familia, a su papá!, sin hablar del derecho de Rodrigo a ver, cuidar, y PARTICIPAR Y COMPARTIR la vida de su hijo desde el primer minuto.

Pero esto no es todo. El 17 de Julio de 2012, Agustina, violando el régimen de visitas establecido y las demás disposiciones del juzgado y de la fiscalía, decide irse (creemos que presionada por su familia) a Río Gallegos. Su provincia natal. Sí. Llevaron al bebé a 4560 km de distancia de su papá inventando una serie de barbaridades en el juzgado que nunca pudieron probar. Y aquí empieza toda la familia materna de Theo a BURLARSE DE TODA LA JUSTICIA.

Se fijó una audiencia con carácter extraordinario para la evaluación y control del bebé, y para que en la misma mi hermano pudiera verlo, pero la madre NUNCA se presentó, ni siquiera sus abogados apoderados, (claro, ya estaban en el sur). Toda la familia de Rodrigo y amigos, cansados de verlo sufrir por todo lo que viene soportando decide hacer una manifestación pacífica frente a la Catedral Basílica de Catamarca, bajo el lema “QUEREMOS QUE THEO SEA PARTE DE NUESTRA FAMILIA”. En la misma se soltaron globos al cielo con mensajes para Theo, para que sepa que su papá lo quiere, lo está buscando y esperando, se rezó a la Virgen del Valle para que le dé fuerzas a Rodrigo, pero también para que ilumine a Agustina y deje su actitud, y permita que Rodrigo pueda ver a su bebé.

La jueza a cargo, ante los reiterados incumplimientos, y luego de reiterados apercibimientos, decide revocar la guarda del menor y otorgársela de manera provisoria a mi hermano. Para ello había que ejecutar esta sentencia, y claro, había que hacerlo en el lugar donde ellos se encontraban. Rodrigo junto no solo el valor necesario para cruzar todo el país en busca de su hijo, sino también el dinero necesario, los días de licencia en el trabajo. Con el apoyo de mi mamá (abuela de Theo) y mi hermano Gonzalo (quien era uno de los padrinos del bebé) y manejaron caminos interminables hasta llegar a Río Gallegos, todos con la esperanza del tan ansiado reencuentro entre padre e hijo. Pero una vez más, esta familia, sin escrúpulos, se burló de la justicia, de mi familia, de mi hermano, pero sobre todo de los derechos de Theo. El Juzgado interviniente en Río Gallegos, luego de leer el exhorto enviado por la Jueza de Catamarca, más todas las copias del expediente (donde constan los reiterados incumplimientos, la falta de colaboración de Agustina para que el papá pueda ver a su hijo, y demás cuestiones de interés: pruebas periciales e informes de asistentes sociales donde consta la capacidad de mi hermano para hacerse cargo del cuidado de su hijo de manera provisoria), se ordena la inmediata restitución del menor. Sorpresa fue para todos ver llegar a Rodrigo hasta el sur, ni ellos se lo esperaban, pero hicieron más de sus jugadas. Con la policía parada en la puerta de su domicilio, esperando que Agustina regresara con el bebé, empezaron a mentir, y lograron lo que buscaban, ir a un abogado y les dé una estrategia más para seguir ganando tiempo. Cuando Agustina es avisada por su tío que estaba la policía con el papá del bebé en la puerta de la casa, ella se escondió, no sabemos dónde, y perdimos todo rastro. Si sabemos que se presentaron a un abogado quien planteó una cuestión de incompetencia del juzgado de Río Gallegos. Que pasó aquí? Cuando huyen de la Provincia de Catamarca y se refugian en el sur, intenta burlarse de la justicia interponiendo otra demanda allá alegando que mi hermano nunca se hizo cargo del bebé, siguen inventando que es violento, y una serie de barbaridades más. Pero afortunadamente, el Juez que intervino en el sur se dio cuenta de las estrategias sucias de esa familia y se declara incompetente, por lo tanto ordena la ejecución de los dictado por el juzgado de Catamarca (esto demoró 5 días). Cuando se puso en movimiento nuevamente a la policía no hubo manera de encontrar a Agustina y Theo en ningún lado, ni siquiera donde ella declaró que estaba trabajando la conocían. Se escaparon, se escondieron, huyeron, sin que mi hermano, luego de haber hecho 4500 km, manejado días seguidos son dormir, pudiera ver a su hijo. Si, él quería algo tan simple como abrazar a su bebé después de casi mes y medio sin poder siquiera verlo.

Dado que los permisos y licencias se terminaban, no se pudo seguir esperando en el sur que ubicaran a Agustina, o ella se atreviera a comparecer ante el Juez, mi hermano y compañía emprenden una triste y solitaria vuelta a casa, con una camioneta con silla para bebé vacía, leche, pañales, juguetes, pero sobre todo, muchas ganas de abrazar al bebé que fueron guardadas nuevamente.

No contentos con lo determinado por el Juzgado de Río Gallegos, la familia materna del bebé acude a la Cámara de Apelaciones en Río Gallegos, con el objetivo de revocar todo lo ordenado, epero es cierto, LA VERDAD SIEMPRE TRIUNFA. La Cámara falla a favor de Rodrigo, fijando una audiencia para entrega del menor, pero no les bastó y recurren al Tribunal Superior de Santa Cruz, quien decide estudiar el caso y suspende la ejecución de la sentencia. Y hasta el día de hoy contamos los segundos hasta que el Superior Tribunal se expida al respecto, pero los días pasan y pasan, mi hermano sigue sin ver a su hijo, que ya tiene 8 meses, si 8 meses y solo estuvo con él un total de 20 horas, si 20 horas en 8 meses de vida.

Continuando con la parte penal, luego de insistir e insistir una simple respuesta al ¿Por qué no se hace nada? El Fiscal Lípari decide citar a Agustina a declarar al respecto. Pero se BURLARON una vez más de la justicia. Alegaron que Agustina estaba enferma y no podía comparecer a declarar. Pero ¿Qué medico firma el certificado? ¿Por qué desde el 04/09/2012 no se fijó una nueva fecha para que declare? O más fácil aún, ¿Por qué LA JUSTICIA PERMITE QUE SE SIGUAN BURLANDO DE ELLA Y NO PERMITE QUE UN PADRE PUEDA VER A SU HIJO?. Ahora hay otras cuestiones en sede penal que entorpecen aún más la simple RESTITUCION DEL VINCULO ENTRE PADRE E HIJO.

A toda mi familia se la trató de manera despectiva e injuriosa en reiteradas oportunidades. Cuando nació el bebé nos acusaron de robarnos la historia clínica del sanatorio, cuando en realidad a la misma la tiene la mamá de Agustina, quien retiró todos los papeles del bebé de la clínica diciendo que el bebé no tenía papá, y mi hermano parado al lado. Libreta sanitaria donde consta toda la atención y controles médicos del bebé, están en poder de la madre y NUNCA permitieron que mi hermano siquiera la vea para saber aunque sea cuanto iba pesando su hijo. Se acusó a mi hermano de violento, de drogadicto, de mujeriego, de mala persona, y hasta de discapacitado, lo discriminaron hasta el cansancio. Pero él es fuerte, Rodrigo tiene una gran fortaleza interior, SU AMOR POR SU HIJO NO LO DEJA BAJAR LOS BRAZOS EN ESTA LUCHA Y LO ALIENTA A SEGUIR DÍA TRAS DÍA HASTA PODER REENCONTRARSE CON EL BEBÉ!.
Se nos acusó de querer robar al bebé cuando se fue a Río Gallegos a ejecutar una sentencia, como si esta criatura fuera un objeto. Vive de aquí para allá. Veos fotos de él a través de las redes sociales en diferentes provincias del país, cuando pesa sobre ellos un doble impedimento: por un lado no pueden salir de Santa Cruz, y por otro lado, no pueden viajar al exterior, pero siguen riéndose de los controles policiales o de cualquier otro organismo.

Yo tomé la decisión de publicar todo esto porque me cansé de los malos tratos de esta familia a través de redes sociales, medios digitales de comunicación, es algo tan simple y natural lo que se pide, QUE UN PADRE PUEDA VER A SU HIJO.
La Constitución Nacional incorpora la Convención de los Derechos del Niño, tiene plena vigencia la Ley 26.061, Ley de Niños, Niñas y Adolescentes. También tenemos la Ley 24.270, de Impedimento de Contacto, y esta familia se burla de todo lo establecido en ellas. Esta familia, en su capricho (porque no se lo puede llamar de otra manera) de no aceptar que este bebé tiene un padre y ES MI HERMANO RODRIGO, sigue burlándose de todos los organismos judiciales de varias provincias.

PORQUE? Es la pregunta que todos los días nos hacemos. Y a la que esperamos encontrar respuesta en la Justicia, pero lamentablemente, el tiempo pasa y pasa, el bebé crece privado de su papá, de su identidad, de su familia, CRECE PRIVADO DE SUS DERECHOS.
Simplemente pretendemos formar parte de la vida de Theo y que Theo sea parte de nuestra familia. Una vez más, hacía falta mover tantos organismos judiciales en diferentes jurisdicciones por algo tan simple como es EL DERECHO DE UN PADRE A ESTAR CON SU HIJO, Y EL DERECHO DEL BEBE A VER Y COMPARTIR CON SU PAPA?. La respuesta la espero de la justicia.

JIMENA ÁLVAREZ PARMA
DNI: 28.456.417.


Fotos de la marcha por los derechos de Theo.


(Se ha leido 1043 veces.)

Se permite la reproducción de esta noticia, citando la fuente http://www.diarioc.com.ar

Compartir en Facebook

Titulares de DiarioC en su email
Ingrese su Email:
Las cartas al director deben ser enviadas a Rojas 237, firmadas por el autor y acompañadas de fotocopia de DNI.
Sitemap | Cartas al Director | Turismo Catamarca | Contacto | Tel. (03833) 15 697034 | www.diarioc.com.ar 2002-2014